lunes, 23 de enero de 2017


Ayer me recordaban en FB un artículo más o menos filosófico que escribí en el blog.


Hoy corre la noticia de la muerte de la modelo Bimba Bosé por un cáncer de mama.

Según el enfoque filosófico macrobiótico no se muere nadie por cáncer, se muere por modo de pensar ignorante, por hábitos de vida y alimentación que producen cáncer y otros efectos negativos.

Afirmar que la macrobiótica cura el cáncer y otras enfermedades no es entendido bien por mucha gente. Lo interpretan con mentalidad farmacéutica, como algo que te receta alguien, se pone en práctica como si fuera un régimen y… a ver si hay suerte y funciona. Esto se refuerza con los testimonios que se pueden leer de personas que se ha curado de algunos síntomas y lo cuentan.

Otras personas, algunas, se enfadan mucho por sentir que los macrobióticos crean falsas perspectivas en gente con situaciones angustiosas. ¿Nos callamos? … Lo de escribir es libertad de expresión. Si a algunos les remueve las tripas no es por mi intención de fastidiar.

 

En el articulo de hace 5 años hablaba del no necesitar. Resulta que en el asunto de cáncer de mama, es algo que no existía en china ( …¡y mira que hay mujeres) ni en Japón… antes de introducir los hábitos de alimentación occidentales. Mucha gente que no necesitaba “luchar” contra el cáncer de mama.

 

El método es simple, aunque no es fácil para los muy activos socialmente, famosos, ricos, importantes… Para la gente poco importante es más fácil, los otros quizá necesiten desapegarse de la fama, la comodidad y la seguridad material.

 La teoría por la que aparece cáncer, en lo que respecta a la fisiología, es por mantener mucho tiempo unos hábitos alimentarios acidificantes. La condición ácida en la sangre y fluidos es un caldo de cultivo para el cáncer y otros efectos. Una dieta rica en azúcar y productos que lo contienen, leche y derivados, grasas de mala calidad y comida industrial llena de química… Además de exceso de carnes y conservas y algunas drogas y medicamentos muy acidificantes.

En los intestinos tenemos algo muy importante llamado flora intestinal. Una comida acidificante produce algo que es una plaga,  como el hogo cándidas y bacterias de putrefacción. De ahí se contamina el sistema urinario y genital, con irritaciones, escozor, picores… El cuerpo va equilibrando un tiempo que puede ser largo hasta aparecer cáncer y no siempre aparece, pero hay muchos números para que toque. Cuando el sistema excretor no da abasto se acumulan restos tóxicos en cualquier sitio, más arriba del cuerpo si predominan hábitos muy yin y más abajo si son más yang.

Todos sabemos que en los bosques salen setas. Los bosques tienen un suelo muy ácido por acumulación de hojas en descomposición. En el cuerpo ocurre algo similar. Las acumulaciones tóxicas se convierten en tumores cancerígenos que tienen un aspecto diverso, desagradable generalmente.

Si dejas frutas (acido) o leche al aire libre y hace calor, pronto sale moho y se pudre. Un jamón u otros productos curados con sal no. Se ponen duros y secos, salvo que esté en un sitio muy húmedo. Si se humedece mucho también puede aparecer moho.

 

En fin… No paramos de oír el discurso de “luchar” contra algo y ver causas adonde solo hay efectos. Abandonando las causas desaparecen los efectos, asunto de investigar a fondo las causas, algo que no se hace mucho por no ser negocio.

viernes, 15 de enero de 2016

EL DAIKON DE AGUINALIU


Qué es?

Una especie de rábano o nabo grande con sabor de rábano, muy utilizado en la cocina oriental y en macrobiótica.

 

Qué utilidades terapéuticas tiene?

·            Por su fisiología energética, como raíz (crece más hacia abajo), aumenta o activa  la energía hacia abajo (yang), por lo que va bien para toda la zona y órganos de abajo (intestinos, riñones, genitales, caderas, cintura, piernas…)

·            En la cocina tradicional japonesa se usa rallado crudo con salsa de soja para acompañar fritos (tempuras, pescaditos..) por facilitar la digestión y eliminación de aceites y grasas.

·            Cocido, tanto la raíz como las hojas, en sopas y diversas recetas de verduras, junto con algas kombu o wakame y miso o tamari, va bien para ayudar a disolver y eliminar grasas y excesos de líquidos del cuerpo.

·            El caldo o infusión de hojas, hervidas y bien colado, se usa en irrigaciones vaginales para ayudar a eliminar grasas y toxinas genitales. Hervir 5-15 min. Un manojo de hojas con un poco de sal marina.

·            También para limpiar la piel grasa y sucia de toxinas, preparando mayor cantidad para sumergirse en la bañera con agua caliente + caldo, o mojando una toalla o gasa y aplicando localmente bien caliente. Igual se hace con el jengibre y la mostaza, en compresas, con la diferencia de que el jengibre y la mostaza escuecen si hay piel con irritación o heridas y el caldo de hojas de daikon no escuece. El jengibre y la mostaza se usa más para penetrar en profundidad para desatascar riñones, bronquios y otros bloqueos de grasas y toxinas.

 

 

·            En las tiendas especializadas se en encuentra en forma de fideos secos de raíz de daikon y en muy pocas se encuentra el daikon fresco sin hojas.

·            También se encuentra encurtido con sal =“Takuan”  

 

En Aguinaliu ya empezamos a tener con continuidad en nuestro huerto y tendremos elaborados más adelante.

sábado, 6 de junio de 2015

SOLEDAD Y ESPIRITUALIDAD


No me he cambiado a una secta dogmática, no, al escribir en un blog macrobiótico algo sobre espiritualidad.

 


Es un cálido y radiante día de abril. Toda la semana ha habido un clima muy agradable que invitaba a moverse, organizar y hacer cosas. Acciones en el huerto, acciones en las casas, en la calle… Las abejas han regresado y se hacen notar. Las flores también han regresado: los cerezos, las borrajas, las lilas, las violetas, los lirios… y muchas otras a las que no sé poner nombre. La sangre va recorriendo mi cuerpo con energía renovada, transportando las hormonas de placer que se generan en mi pituitaria ante los estímulos sensoriales que no he buscado ni comprado, simplemente los esperaba, recordando los ciclos naturales. Una vez más me son regalados sin el más mínimo esfuerzo.

 

Ya es junio y retomo este texto pues tengo el regalo de otros días de agradable soledad, con un calor mucho más evidente. La energía “madera o árbol” de la primavera va dando paso a la energía fuego del más cercano verano. Todavía predomina madera y con ello la temporada de acciones de preparación y organización, como hace nuestro hígado en nuestro cuerpo con la sangre todo el año, pero más en esta estación.

La vida urbana no facilita nada observar los cambios naturales fuera y dentro nuestro. Tampoco facilita el esperar a que las cosas vayan ocurriendo con poco esfuerzo y violencia; que ocurran a ritmo natural. De todos modos ocurren así. Mayo siempre ha sido un mes punta de protestas intentando reorganizar la política social, por ejemplo. Solo pasa en los climas de 4 estaciones del hemisferio norte. En el hemisferio sur de la tierra tiene un ciclo al revés que en el norte.

 

¿Escribo una apología de la soledad o de la espiritualidad? Si y no.

Si se pasa mal por no poder estar conectado todo el tiempo con otros a través de una máquina hay algo que falla. También falla algo si se desea estar solo todo el tiempo.

La macrobiótica trata de vivir con satisfacción, o, al menos, aceptación, en el cambio continuo. Tanto los tiempos de soledad como los de alterne social tienen su encanto, interés, utilidad y sentido espiritual. Si aprendemos a incluir a nuestro entorno natural en nuestro entorno espiritual o emocional nunca sentiremos la sensación de soledad. Siempre nos acompañan los bichos, animales, vegetales y minerales. A fin de cuentas, somos lo mismo que esos… un puñado de elementos y átomos interactuando. Nuestros hábitos, gustos, miedos, opiniones, etc. Son sólo el software o programa adquirido o aprendido y va cambiando a lo largo de nuestra vida. Podemos mejorar nuestra programación si hay virus que esclavizan y joden.

Alguna vez en la vida hace falta resetear o reprogramarnos a fondo y no es un asunto fácil pues nos toca confiar y elegir la escuela o programadores que nos traspasen nuevos programas espirituales que funcionen bien y nos faciliten seguir vivos y sentirnos capaces de confiar en nosotros mismos para llevarnos por la vida. La fase de elegir en que programador confiar y la programación a instalar es difícil y en la que se experimenta una gran soledad, aunque se esté rodeado de gente familiar y conectado a whathapp todo el tiempo.

Por mi experiencia, puedo afirmar que aprendiendo macrobiótica se aprende a ser programador antes de nada y luego se va aprendiendo a utilizar los programas (filosofías, psicologías, religiones, artes, etc.) si que acabemos muy deformados por ningún programa. También aprendemos a desprogramarnos cuando los programas ya no nos son útiles, fastidian o se han convertido en una ocupación de memoria sin sentido. Cuando hay que hacer esas reprogramaciones por uno mismo, una vez aprendido, también son momentos de soledad, pero en estos casos es voluntaria, deseada, necesaria, buscada… No es una experiencia desagradable si no muy interesante.

 

Una vez desaparecidos los maestros macro y de meditación  que me ayudaron a aprender a reprogramar he pasado una temporada algo colgado por la confianza que representaba su existencia en este mundo, como cuando se muere un padre o una madre para mucha gente. Hay una nueva generación de jóvenes macrobióticos haciendo los esfuerzos que yo hacía a su edad y aprendiendo con ese esfuerzo. Estoy muy contento con ello. Ahora le toca a mi generación relajarnos en enseñar medicina, cocina y sas cosas y trabajar algo más en filosofía y en mantener la espiritualidad macro o la confianza en que ser macrobiótico no puede ser mejorado ni superado por nada, todo lo más, igualarlo con otras formas que no se llamen macrobiótica. A fin de cuentas, los programas se hacen con la palabra y la macrobiótica lleva a la zona anterior a la palabra, como en los chismes informáticos, a los bits, a un 0 y un I, On-Of, Yin Yang… Si los ingenieros informáticos aprendieran a transferir las aplicaciones a si mismos, sin máquina externa, harían programas que solucionarían mucho sufrimiento de este mundo en vez de estar programando sin control de si va a beneficiar o fastidiar.

El programador macro experimenta primero sobre si mismo y los que le rodean que le hacen de espejo. Si se equivoca, no llega lejos y no fastidia mucho. Le toca ir corrigiendo para que su programación no se vuelva sobre si mismo por haber perjudicado a otros.

El hacker llega mucho más lejos y afecta mucho más, tanto en positivo como en negativo. Si se lo supieran aplicar, harían un uso, como ya hacen varios, para destapar las miserias del poder económico mundial. Así el enriquecerse, llevar un frac e ir de invitado a la boda del nieto de Aznar, codeándose con berlusconis y otros espíritus programados miserablemente, sería algo no deseable, como mínimo, cuando no aborrecible. La gente aborrecería acumular riquezas, fama pseudo- placeres sensoriales y desearía ayudar a los demás y al medio ambiente para acabar con las guerras, miserias y desgracias, sin preocuparse ni desear reconocimiento ni fama personal. Los corruptos devolverían el dinero y cambiarían su programa personal para ayudar en silencio en vez del programa de robar, mentir, asesinar y contaminar.

 

Gracias, tiempo de soledad! Por permitirme estar un rato con mi espíritu y sentir satisfacción por ello en forma de escritura. Ahora toca cocinarme algo rico y sano, con el mismo espíritu. Seguro que sale algo que comeré con la misma satisfacción.

 

Hasta otro rato amigos.

José Luis Alcázar

 

viernes, 31 de enero de 2014

ESPIRITUALIDAD CORPORALISTICA

A todos nos sobran cosas que ocupan sitio de modo inútil, aunque tengan un valor,  y nos faltan otras cosas que muchas veces no tienen valor aunque sean esenciales.

La medicina oriental ve la cuestión de la salud como un desequilibrio de energías, incluyendo acumulaciones o excesos, por un lado, y vacíos o carencias por otro lado. Si no fluye bien la energía y la materia (sistema circulatorio, digestivo, respiratorio y linfático), de modo que se nutra de modo equilibrado a todos los órganos, vísceras y células de nuestro cuerpo, se producen los síntomas molestos o dolorosos y con el tiempo las enfermedades degenerativas o decrepitud de nuestra salud física, mental y espiritual.

Las cosas materiales son un tipo de energía concentrada y crean problemas si no fluyen bien. Si se acumulan sin utilidad, necesitan mucha energía de almacenar, limpiar, mover de un lado a otro de modo inútil, contribuye a cansar y a la decrepitud. Un exceso crea una carencia. Es una de las paradojas de la vida. La carencia que se crea es de tiempo interesante a favor de tiempo estresante, de energía para ser un/a buen amante a favor de una actitud defensiva, de  sentirse creativo, joven y fresco a favor de especular y sentirse pesado y sucio.

Dar una salida y utilidad a nuestros excesos materiales, tanto nuestra grasa corporal como muebles, ropa o cualquier objeto estancado, deja espacio vacío que posibilita que entren otras cosas de las que somos deficitarios, aunque sea un mero vacío que en vez de miedo da sensación de libertad, mejor todavía, satisfacción de que algo que teníamos estancado esté circulando y sea de beneficio a la sociedad.

En el caso de nuestro cuerpo, mente y espíritu, si nos libramos de estancamientos de grasa física, el cuerpo necesita menos energía para funcionar bien, la mente está más clara y el espíritu más ligero y libre para crear y aventurarse en vivir.

En el caso de nuestras cosas materiales, conocimientos, habilidades y recursos personales de cualquier clase pasa algo similar. En un marco económico convencional se convierten con facilidad en una mercancía más del mercado. A veces muy valoradas y otras como una carga pesada.

Nadie desea la decrepitud y para ello hace falta cultivar un tipo de generosidad sabia. Dar, pero no a cualquier proyecto sin sentido o fácilmente corrompible.

Para nosotros, el PROA es un marco idóneo de dar sabiamente. Se busca disponer de todo sin necesidad de ser propietario exclusivo de nada... Que fluya bien la energía. Que la energía esté lo más equilibrada posible. Un equilibrio entre tres factores fundamentales para que una vida humana se pueda llamar Vida, con mayúscula. Saber-Poder-Querer, Salud-Dinero-Amor... Un exceso exagerado de cualquiera de las patas hace que la mesa este torcida y no sea útil como mesa pues se caerá el vino de los vasos.

Los que estamos ocupados en dar vida al PROA, no estamos más atormentados, ni más cansados, ni más estresados, ni mustios que hace unos años, cuando lo iniciamos. Tampoco nos sentimos más pobres aunque sigamos con escasez de dinero de papel. Al activar lo que sabemos hacer, lo que tenemos, etc. resulta que necesitamos menos efectivo y por lo tanto somos menos pobres que antes y un poco más ricos. Necesitamos menos dinero para cuidar o mantener nuestra salud pues la actividad nos va fortaleciendo y haciendo que circule bien nuestra sangre y nuestra creatividad. Necesitamos menos recursos consumistas para divertirnos o entretenernos en bares o comprando distracciones para no enterarnos de nuestro estrés. Necesitamos menos dinero para mantener una oficina exclusiva y los gastos que conlleva pues hemos ido aprendiendo a respetarnos y ocuparnos en equipo de cosas que piden cooperación. Eso da satisfacción, baja el estrés y hace crecer la diversión ocupándonos del proyecto en vez de otras diversiones compradas e inútiles o nocivas.

Todo lleva su ritmo natural, sus tiempos y procesos. Estáis todos invitados en participar, en mover lo estancado en un hermoso proyecto sostenible, tanto en Aguinaliu como en todo nuestro planeta.

 

martes, 7 de enero de 2014

GASTRITIS Y PROBLEMAS DIGESTIVOS


Son ya varias las personas que me han solicitado instrucciones para “curar” la gastritis crónica. He estado entretenido en varias actividades y parece que la última solicitud ha colmado el impulso para ponerme a escribir algo partiendo de este síntoma o conjunto de síntomas que llamamos gastritis.

 

La palabra gastritis señala a una serie de síntomas indeseables del sistema digestivo, tales como: acidez de estómago, dolor, hinchazón, gases, evacuaciones irregulares, reflujo ácido hacia el esófago

En conjunto, el fenómeno de la gastritis es un efecto de combinación de demasiado yin y menos yang. Un efecto de estancamiento o lentitud (yin), con la consecuente fermentación ácida (yin) y posterior reacción violenta y rápida de eliminación (Yang).

 

No soy muy dado a dar recetas y soluciones meramente paliativas, desaprovechando la oportunidad de aprender y desarrollar el juicio que nos ofrece el dolor.

La medicina paliativa o sintomática farmacéutica ofrece varios productos con sus marcas de laboratorio que pueden calmar los síntomas temporalmente, aunque a medio y largo plazo contribuya a la tendencia a desarrollar esclavos ignorantes, totalmente dependientes del gran negocio de la enfermedad.

Los que han leído otros artículos míos ya saben que parece que doy la bronca o hago un meeting político antes de dar la solución “mágica” que me piden. El caso es que la macrobiótica hace tender a acabar con la ignorancia y con ello cada cual es capaz de ir aprendiendo y solucionando sus dificultades y sufrimientos en vez de ir cada vez más de víctima impotente. De todos modos, lo de ir de victima impotente es otra opción temporal de vida y hay que experimentarla para salir de ella, volver, salir… e ir viendo como funciona nuestro espíritu o estado emocional, en función de otros factores que lo condicionan.

“Lo blando vence a lo duro y lo flexible a lo rígido”(Tao The King)

 Es evidente que la gastritis tiene que ver con lo que comemos (comida y bebida) + factores psico/sociales (lo que vemos y escuchamos de quienes nos rodean//las compañías) y hábitos de vida (actividad, higiene, modo de pensar, etc.). En realidad, todos los síntomas que llamamos enfermedades (también la sanación) dependen de estos campos en los que existimos en todo momento.

Como decía arriba, la gastritis es un síntoma yin en exceso o yang en defecto, por lo tanto en la comida y bebida se ha de disminuir o evitar productos muy yin, sobre todo el azúcar y todo lo que lo contiene (azúcar, refrescos, helados, galletas, pasteles…). También las grasas (“ácidos” grasos = yin)… fritos, galletas, embutidos, conservas en aceite y todo lo muy grasiento y aceitoso. También se han de disminuir los vegetales muy ricos en potasio, las solanáceas (tomates, patatas, pimientos, berenjenas..) y las frutas ácidas (cítricos, piña, frutas tropicales..).

En los hábitos de vida hay que aumentar el yang… más actividad física, ducharse frotando la piel con energía.. y disminuir el yin: menos estar sentado delante de la tv o en el bar, hablando por hablar.

En las compañías, alejarnos la que nos victimizan o miman en exceso (yin) …
-pobrecito, te invito a un: (café, refresco, helado...) o bien –pobrecito, tomate este medicamento o esta droga y verás como se calma el dolor y no te enteras de nada-

Dentro de los específicos tradicionales que los legos conocen como “macrobiótico”, va muy bien tomar umeboshi en ayunas. Se toma disuelta con un poco de té kukicha y luego se va chupando el hueso y tragando saliva. No se come nada hasta tener suficiente hambre para que la mente imagine lo que pide el cuerpo, aunque ello suponga ayunar un día o más. Mayor volumen es yin, dispersión. Menor volumen es más yang, concentración. Para arreglar el sistema digestivo (hueco=yin) hace falta concentración (yang). Con los días el cuerpo y la mente se van entendiendo cada vez mejor. No pasa nada malo por comer poco, muy poco o nada durante algunos días (1-3). Chupando el hueso y tragando saliva se arregla la gastritis. Beber lo mínimo posible, solo cuando hay sed pues los líquidos son también yin en referencia a nuestro cuerpo. Normalmente hay demasiado liquido retenido en una condición yin, como la gastritis. En un medio muy liquido todo se pudre, descompone y ablanda más fácilmente. Si se toma líquido, que sean alcalinos, como el té kukicha añadiendo umeboshi o una cucharita de tamari. También va bien consomé de miso.

 Se pueden hacer unos días de dieta blanca + umeboshi. Las Ume tienen un gran poder astringente (contrae las tripas y tejidos corporales en general = aprieta las canes) y alcalinizante (evita infecciones, hongos, fermentaciones molestas…lo contrario que lo azucarado y húmedo)

Traducido a recetas, sería estarse unos días a base de arroz integral, un poco de pescado blanco cocido o a la plancha y un poco de cebolla y algún ajo para dar gusto. Por ejemplo, sopa de arroz con pescado, sushi de arroz y pescado, crema de arroz para almorzar, galletas de arroz, tortilla de arroz… también se puede utilizar mijo o trigo sarraceno. Condimentar con umeboshi cada comida, como hacen los japoneses en el onigiri… ponen ume en el centro de una bola de arroz… se pueden comer varias ume al día durante unos días (3- 5) y luego bajar a 1-2.

Para beber, kukicha con ume o kuzú con ume si es algo crónico.

 No es difícil de hacer. Cueces durante1 hora 1-2 vasos de arroz con 2,5/3 partes de agua por cada parte de arroz, añadiendo un poco de sal marina.

Con el arroz ya cocido se pueden hacer:

·            Cremas, añadiendo más agua, hirviendo y batiendo + umeboshi
·             Tortillas, friendo un ajo con muy poco aceite y añadiendo el arroz y tostando ligeramente a la vez que se da forma se tortilla.
·             Tal cual+ ume, acompañado con un trozo de pescado blanco a la plancha con un poco de cebolla cruda picada, limón y tamari.
·             Sopa de arroz y pescado blanco con cebolla, ajos, laurel o tomillo (también se pueden añadir mejillones, berberechos y otros mariscos)
·             Tortitas de arroz con sal

 También se pueden utilizar otros cereales (mijo, trigo sarraceno…) y condimentos alcalinos (miso, tamari, tekka, gomasio...)

 

En casos digestivos graves se puede hacer el arroz con más agua (de 3 a 10 partes) y mucho más tiempo de fuego lento. Se añade sal marina en la cocción. La sal es muy yang y alcalina. No hay que utilizar la sal refinada que es extremadamente yang. Siempre hay que usar sal marina natural, sin exagerar pero sin miedo. Eso de que la sal es “mala” vale para la sal refinada, pero no para la sal marina, de hecho hay gente que bebe agua de mar y la venden embotellada, como un medicamento.

Tampoco hay que temer a las bacterias que producen las fermentaciones y descomposición digestiva. Se trata de dejar de alimentar las que producen efectos desagradables. Por ejemplo, la combinación de proteínas y azúcar tiene de a producir putrefacciones más que fermentaciones digestivas. (comida basura, carne y coca cola). La carne con sal se “cura”, como los jamones, y no se pudre. A mas seco y salado, menos putrefacción. No hay que pasarse de yang (carnes asadas, horneados y muy salados) pues quizá mejoraríamos  la gastritis pero podríamos producir problemas del corazón o riñones por exceso de yang (contracción). De todos modos, es mucho más fácil solucionar un exceso de yang que un exceso de yin pues en el primer caso se trata de relajar (yin) y en el segundo de esforzar (yang). Hay que buscar el camino del medio y eso se va consiguiendo con la práctica, la observación y las enseñanzas que nos ayudan a interpretar positivamente lo que se va observando en vez de crear más miedos y culpas ignorantes.

 Se puede conseguir el efecto yang digestivo (digestión más rápida) de muchos otros modos, sin ser tan simple en la comida, pero es más complicado y sería muy extenso en explicaciones y recetas. Lo dejo para enseñanzas presenciales en Aguinaliu.

 Si no es nada grave quizá es suficiente con incorporar las umeboshi, chupar el hueso y tragar saliva, saltarse comidas, comer despacio y ensalivando bien y observar lo que sienta mejor o peor para ir eligiendo.

En caso de úlceras por una degeneración más avanzada de la gastritis vale lo mismo, pero durante más tiempo (2 a 4 semanas o más).

lunes, 20 de febrero de 2012

El engaño de beber mucha agua.. uno de tantos.

Escribió el poeta:
" Bueno es saber
que el agua sirve para beber
Lo malo es que no sabemos
para que sirve la sed"

La sociedad de consumo y todos lo que trabajan en ella se dedican a crear sufrimiento sin darse cuenta. ¿Cómo?
Inventando, haciendo y repitiendo engaños que supuestamente libran de sufrimientos.

La macrobiótica receta cosas tan simples como comer cuendo se tiene hambre y con moderación, beber cuando se tiene sed y con moderación... Comprender nuestra biología y vivir en armonía con ella.

A continuación añado una entrevista que sirve como botón de muestra sobre el asunto de uno de los engaños publicitarios que entra en contradicción con las enseñanzas de macrobiótica. Lo que decida cada cual creer es asunto de su libertad. Las consecuencias serán fruto igualmente de su libertad de elegir lo que creer.


Entrevista al Dr. Juan José Rufilanchas Sánchez (JJ), cirujano cardiovascular del Hospital Ruber Internacional de Madrid.
Entrevistador: Julio César Iglesias (JC), periodista.

 
“JC Ahora mismo tenemos la moda del consumo extraordinario de agua, 2 ó 3 litros de agua al día. ¿Es objetivamente bueno el consumo de agua y en qué proporción?

JJ El 60% – 70% de nuestro peso es agua. Hay una moda que consiste en estar tomando continuamente agua, y eso que para una persona normal, no tiene mucha trascendencia, sobre todo, para los enfermos cardiópatas es una barbaridad, porque al final, lo que hacen es acabar con insuficiencia cardiaca o con líquido en los pies o en la tripa, lo que llamamos edemas, y no tiene sentido que esos pacientes estén tomando diuréticos para extraer agua y sal, que es lo que no saben manejar bien, y sin embargo, estén tomando 2 ó 3 litros de agua diarios, como les hacen creer los medios: periódicos, televisión…

JC ¿En qué medida debemos consumir el agua?

JJ Si uno tiene los riñones bien, el corazón bien y el hipotálamo, que es donde está el centro de la sed, también bien, debe de beber lo que tiene sed, ni una gota más ni una gota menos.
¿Qué es lo que ha pasado? Pues, primero que hay una campaña de marketing muy importante para que todos bebamos agua , y seguramente llenemos los bolsillos de empresarios que no conocemos; y segundo, el fenómeno del estar bien. Las esteticistas son nuestras grandes enemigas, son las que han convencido a mujeres y a hombres también, de que bebiendo mucho agua se quitan las arrugas, y no es verdad, ya que no se quita ni una sola arruga bebiendo agua. Yo les invito a nuestros oyentes a que hagan una prueba.
Se pesen ahora mismo y a continuación se beban 2 litros de agua, se vuelvan a pesar y pesarán 2 kg más, ya que cada litro de agua pesa un kilo. Esa agua va a los riñones, los cuales la van a filtrar enviándola a la vejiga. Cuando empiecen a orinar, en 1 ó 2 horas orinarán dicha agua. Se vuelven a pesar y pesarán lo mismo que al principio. ¿Qué han hecho? Han intercambiado el agua de su cuerpo. Al cabo de esas 2 horas, el número de moléculas de agua que hay en su cuerpo, es exactamente el mismo que había 2 horas antes.
Lo peligroso no es la deshidratación sino la intoxicación por agua. Los atletas que en los maratones se mueren o se colapsan, sabemos desde el año 2002, que es por intoxicación por agua. En la maratón de Boston, el año 2002, a 488 corredores se les sacó sangre antes y después de correr la maratón, y se vio que la mayor parte de los corredores, tenían el sodio bajo, es decir, habían bebido demasiada agua, y que los que se colapsaban y los que llegaban a la meta y perdían el conocimiento o estaban confusos, no sabían lo que hacían, todos ellos tenían intoxicación por agua. Ninguno de los que tenían cierta deshidratación, tenían ningún problema de confusión ni de síncope, es decir, que lo que mata es la intoxicación por agua y no la deshidratación.

JC ¿Cuáles son los efectos de la bajada de los índices de sodio?

JJ A partir de un sodio bajo, de menos de 125 partes por 1000, se empiezan a tener temblores, confusión, pérdida de memoria y al final uno se puede colapsar y hasta morirse. Tengo aquí la foto de una chica inglesa, que había tomado drogas, se encontró mal y pensó que estaba deshidratada y se bebió 3 ó 4 litros de agua inmediatamente, y ¿qué es lo que pasa? Que hasta que los riñones empiezan a filtrar esa agua, las células se hinchan transitoriamente y también se hinchan las células del cerebro, que están metidas en un cofre, que es el cráneo, que no se puede dilatar, por lo tanto, las células del cerebro se encuentran aprisionadas, pudiendo llegar a un trastorno nervioso, que lleva al coma y a la muerte. Debido a este mecanismo es por el que se muere la gente que corre en los maratones, porque entran en edema cerebral y al final se puede uno morir por intoxicación de agua.

JC ¿Los síncopes son accidentes siempre graves?

JJ No necesariamente. Hay síncopes vasovagales que apenas tienen trascendencia. Los síncopes son un signo de alarma que hay que estudiar. Hay muchos tipos de síncopes, por ejemplo la lipotimia es un síncope y nadie se alarma por una lipotimia sin más.

JC ¿Cuál sería el consumo natural, aceptable, plausible de agua?

JJ Hay dos puntos. La persona que está haciendo una vida normal y el atleta o persona que entrena mucho. La persona que no hace ningún tipo de ejercicio físico importante, tiene que beber lo que tenga sed, ni una gota más ni una gota menos.
Tenemos el centro de la sed, que por ejemplo si usted se toma ahora una anchoa que contiene mucha sal, a los cinco minutos necesita usted beber, y lo que le pide su cuerpo beber es la cantidad de agua exacta que usted necesita, para disolver la sal que contiene esa anchoa. Es un mecanismo tan fino que no lo puede duplicar nadie, y sobre todo, no lo puede duplicar la televisión, donde se ve un anuncio que invita a tomar 2 ó 3 litros de agua al día.
Eso es publicidad engañosa y alguien deberá de meter mano en esta historia, porque eso no induce más que a que gane mucho dinero gente que nos está engañando. Los atletas es otro problema, siempre se ha dicho a los atletas “bebe por delante” y eso además se ha trasmitido también al público. Bien, pues está claro que los atletas buenos, el que gana el maratón, ha bebido mucha menos agua que el que llega el último. El último es el que ha estado bebiendo todo el tiempo y al final tiene intoxicación por agua.
Bueno, igual bebe porque no es bueno y su carrera en vez de 2 horas dura 6.horas Los atletas buenos beben poco, y en todo caso, están un poco deshidratados, no sobrehidratados. Estar sobrehidratado no es nada bueno.

JC ¿A usted le parece que beber 3 litros de agua diarios es una barbaridad?

JJ Sí, me parece una barbaridad, ya que lo único que está haciendo es intercambiar su agua. Si de verdad el agua le hubiese servido para algo, a la mañana siguiente pesaría 3 kilos más.

JC ¿Ni siquiera ha mejorado algo el riñón, no se ha producido ninguna limpieza celular? Le hablo de tópicos que escuchamos.

JJ En absoluto se produce ninguna limpieza celular. En todo caso, lo que hacemos es hacer trabajar al riñón de más o sin necesidad.”

PD: La verdad, me alegró leer esto. Me molesta tener que beber cuando no siento sed. Y era un fastidio el que me lo sugirieran a cada rato… Me alegra saber que aún puedo confiar en mis ganas o no ganas de algo…

Al igual que esto del agua, hay un tremendo engaño con la leche de vaca, con comer muchas proteinas, mucha carne, y otras  necesidades artificiales nefastas. Esto no quiere decir que el agua o la carne o la leche y otras cosas sean "malas" y no se puedan tomar nunca. No es el modo macrobiotico de pensar. Se trata de no creer en nada, ni en lo contrario. Buscar el equilibrio, el camino del medio. Evitando extremos se va desarrollando gradualmente una visión o juicio más equilibrado y afinado de todo. Es más una labor de evitar extremos, de no hacer, que de hacer.

Para que sirve la sed?..o el hambre, o que en un momento dado apetezca comer dulce o salado o picante? o el miedo, el odio, el apego? ...o el sueño, la pereza, la excitación? ... O una úlcera de estómago, un tumor o...?
Todos los fenómenos aparecen y existen en función de unas causas y condiciones. Según reaccionemos ante ellos habrá unos efectos y consecuencias u otros.
¿Cómo reaccionar?... Eso depende del resultado que deseemos obtener. Se trata de que el resultado buscado no sea un engaño más.

domingo, 29 de enero de 2012

Quistes de ovario, candidiasis y otros problemas genitales


Los síntomas sexuales enfermizos son otros de tantos que abundan y crecen en la sociedad moderna.
Las soluciones que ofrece el sistema médico oficial son demasiadas veces, castrantes, mutilantes o tóxicos. Se limitan a atacar síntomas en vez de buscar las causas y evitándolas, hacer desaparecer los efectos.

La gran mayoría de estos síntomas empiezan a desparecer con una simple higiene mental. Una higiene de engaños y visiones extremas. Una higiene que deje ser una mente vulgar y corriente que reflexione con sentido común. Que busque como funciona esto de los síntomas sexuales sin creer mecánicamente en nada ni estar mecánicamente en contra de nada.

Las recomendaciones que hace la macrobiótica para solucionar estos problemas no son tanto para eliminar síntomas como para recuperar el normal funcionamiento de la mente, de modo que en adelante sea capaz de mantenerse libre de engaños y visiones extremas. Algo parecido a lo que hace un buen antivirus en un ordenador.

Los agoreros sexuales, como algunos religiosos arcaicos, culpan de todos los males al placer y la promiscuidad sexual. Si se les sigue dogmáticamente y aun así aparecen problemas sexuales, entonces es por haber deseado o pensado algo sexual. El caso es sentirse culpable. En casos más extremos y fanáticos, se culpa a un diablo que crea tentaciones y posee a la gente.
Los médicos de las universidades occidentales, financiadas por las farmacéuticas, salen adoctrinados para ver solamente los síntomas. Que hay bacterias, que hay hongos, que hay quistes, tumores… y recetar algo para matar o usar el bisturí y cortar por aquí y por allá. No entran en hábitos de vida y modo de pensar y comer, más allá de los dogmas que repiten mecanicaente… No fumar, evitar la sal, beber mucha agua, comer mucha fruta, beber mucha leche…
La psicología intenta ayudar a ordenar la mente y las emociones. A veces ayuda más o menos, pero no llega a profundizar hasta hacerse innecesaria. Sabe muy poco o nada de la relación de la mente y las emociones con el cuerpo, la sangre, la comida…

Una joven de unos 24 años está asustada porque desde hace años se ve afectada por problemas sexuales. Todos sus problemas existenciales se le manifiestan en algún tipo de trastorno sexual.
Como prácticamente todas las mujeres, va al médico a que le diga que lo tienen. No lo deduce por ellas mismas.
Lo último es que el medico le ha hecho un análisis de laboratorio y le dicho que aparecen virus de papiloma y que un 10% acaba en cáncer.
Las reacciones de la joven van de: a)culpar a su pareja, pero sin seguridad por haber tenido otras parejas antes, b) miedo a los virus y c) culpa, por tonta o descuidada. Es decir, culpa a los otros, a los virus o a ella misma. El caso es sentir culpabilidad, como en la religión.
Como consecuencia de la culpabilidad, la acción será atacar y defenderse. Atacar a la pareja, a los virus o a ella misma y sus deseos de prácticas sexuales. La culpa es una reacción emocional o espiritual que alimenta conflictos y desgracias, salvo que haya una reacción de negación de culpa por ser una emoción muy aflictiva. Si se niega la culpa ¿Qué queda?
Queda la ignorancia.
Cuando nos damos cuenta que el médico no sabe porqué aparecen estos virus, que nuestra pareja no sabe que transmite virus y estamos contaminados sin habernos enterado hasta que duele o pica… y no culpamos a nadie o nada… lo que fastidia o hace sufrir es la ignorancia, el no comprender ni saber controlar nuestra salud.
El que fastidie mucho darnos cuenta de lo ignorantes que somos es muy buena suerte o señal. El dolor tiene una utilidad natural, como la sed, el hambre o el sueño. Nos para de la acción, nos pone alerta y nos hace observar y buscar ver lo que está pasando. Viendo puede llegar la comprensión y el conocimiento de uno mismo. Lo mismo se hace de modo voluntario con las prácticas de no-acción de la meditación, lo de sentarse y no hacer nada, simplemente ser un testigo de lo que pasa.

A nuestra joven amiga, antes de contarme lo de sus problemas sexuales, ya le había dado un par de charlas intuyendo sus problemas… Que si los lácteos y el azúcar crean problemas. Que los hongos, mal olor corporal, dolores menstruales y otros síntomas son consecuencia directa de excesos de proteína y grasa animal y azúcar, que hace que se pudran en el cuerpo e intoxiquen… cosas generales de macrobiótica para responder a sus preguntas sobre la comida. Preguntas sobre porqué los macrobióticos no comen esto o aquello.
La reacción ha sido una “alarma general” .. ¿Qué la leche tiene que ver con mis problemas sexuales? Yo bebo mucha leche y como muchos quesos ¿Qué el azúcar y los dulces tiene que ver con que aparezcan hongos, bacteria y virus?... A mi me encantan los dulces y como cada día desde la mañana a la noche.
¿Será verdad?...
En casos no urgentes… que no te mueres mañana… se trata de esperar a que esta alarma general vaya haciendo su trabajo con la duda, el miedo, las ganas de aprender y de librarse de la ignorancia y de los virus que la asusta.
No se puede enseñar a quien no quiere aprender o está lleno de creencias dogmáticas o mecánicas (las que no se sostienen sobre un análisis demostrable y demostrado). Hace falta que el que tiene síntomas problemáticos sexuales o de cualquier otro tipo se interese más en acabar con sus dudas e ignorancia que con los virus y síntomas. Así se empieza ser un estudiante de macrobiótica.

El que tiene problemas sexuales no tiene ganas de aprender o cambiar. Lo que desea es hacer desaparecer sus síntomas y seguir haciendo lo mismo. No quieren discursos, quieren recetas mágicas, fáciles y gratis.


Pues veamos algunas posibilidades

Como en todos los casos de síntomas, sean físicos, mentales, emocionales, sociales, familiares, medioambientales… Dejando de cultivar las causas desaparecen los efectos. Es más un no-hacer que seguir haciendo lo mismo y tomar alguna hierba o pastilla para esconder, calmar o cortar los efectos. En este sentido, el ayuno y la oración es el método más inmediato y radical de no-hacer para que el cuerpo se limpie. Es lo más mágico, gratuito y fácil. No hace falta comprar nada, ni cocinar nada, solamente hay que observar tranquilamente la magia del cuerpo sin hacer nada.

Si no apetece la opción de ayunar hay varios grados y métodos de comer poco, como masticar muchísimo, comer con cucharilla pequeña… Se trata de restablecer mas tranquilamente el equilibrio entre lo que comemos y lo que el cuerpo es capaz de asimilar y limpiar. Que la capacidad de asimilar y limpiar sea mayor que la comida, bebida e inventos más o menos tóxicos que metemos en el cuerpo.

Los problemas sexuales aparecen por una combinación de excesos de yin y yang extremos. Traducido a cosas de comer es principalmente una combinación de exceso de proteínas y grasas de origen animal (carnes, lácteos, quesos, embutidos..) y un exceso de azúcar, refrescos, drogas, medicamentos, bebidas frías y azucaradas...
Si el problema es tipo bloqueo, quiste, atasco.. sin que aparezcan hongos, infecciones, irritaciones, entonces hay predominio de los yang, de exceso de los demasiado concentrados.
Si hay hongos e infecciones, entonces el predominio es yin, los demasiado dispersantes y pudridores…  Leche y mucho azúcar, hamburguesas y pizzas con mucha cocacola, cosas azucaradas, drogas y otros productos muy yin que hacen que se pudran las proteínas.
El estilo de vida muy sedentario y comer más de la cuenta contribuye mucho en los dos casos.

El camino de la solución de todos de los problemas sexuales pasa por ordenar nuestro modo de pensar, de comer y hábitos de vida.
1.    Comer moderadamente y masticando muy bien.
2.    Comer y beber solamente cuando se tenga hambre o sed.
3.    Evitar o minimizar temporalmente el consumo de proteínas y grasas animales, lácteos, azúcar y todo lo que lo contenga.  (Como orientación, ver la pirámide macrobiótica o la dieta estándar macrobiótica, así como otras recomendaciones y recetas de este blog y otras que han publicado amablemente otros amigos macrobióticos con experiencia)
4.    No tomar bebidas frías, ni helados.
5.    Hay otras muchas recomendaciones, pero ya se verán cuando se vea la necesidad.

En la gran mayoría de problemas va muy bien aplicar calor y sal con agua. El calor ayuda a disolver atascos, grasas. mocos.. y a descargar. La sal con agua caliente evita infecciones, putrefacciones y ayuda a aliviar y cicatrizar irritaciones y picores.
Esto se aplica de diversas formas:
1.    Compresas de jengibre sobre el bajo vientre y sobre los riñones.
2.    Baños de asiento con agua un poco salada o con infusión de hojas de daikon o de nabo secas y sal, o con salvado de arroz o de trigo y sal.
3.    Irrigaciones vaginales con agua hervida tibia un poco salada o te kukicha tibio y un poco de sal.
4.    Meter el pene en agua hervida salada o te kukicha salado.
5.    En caso de problemas internos, como quistes o atascos de próstata o de cualquier otro tipo. Tras el baño muy caliente o las compresas, hacer masaje profundo con los dedos. Mantener caliente la zona todo el tiempo posible.

Estas recomendaciones valen igual para problemas de impotencia o frigidez como por exceso de deseo sexual. En el primer caso para activar y en el segundo para que fluya más suavemente, con menos compulsividad y más control de los riesgos de tener sexo con cualquiera.