miércoles, 15 de diciembre de 2010

INVIERNO. TIEMPO DE INTERIORIZACIÓN FACILONA

Hace días que no disfruto del placer de escribir pero disfruto del de leer lo que hacen otros amigos macrobióticos y de otras escuelas o multiescuelas.
Cada cual se ha ido reeducándose a si mismo con sus circunstancias, han alcanzado su grado  libertad  y han desarrollado su juicio. Luego lo expresan y desarrollan de diversos modos en beneficio de todos y del medio ambiente... No meramente para ganar dinero, buena fama, tener lujos, que los amen más, etc.
Esta mañana subí a mi FB una entrevista de José Luis Sanpedro, un hombre superviviente de la generación de mi padre y de mis queridos maestros Michio Kushi, Ven. Gueshe Tamding Gyatso Rimpoché, Raimón Panikkar y otros varios maestros que he tenido la fortuna de conocer, como el Dalai Lama, René Levy y algunos más. También de otros muchos que me han reforzado a través de su obra, desarrollada con gran esfuerzo, paciencia, valentía y perseverancia, como Vicente Ferrer, la Madre Teresa, Toni de Mello, Osho, Krishnamurti, Gibrán...
Pienso en todos ellos y me dan ganas de llorar de agradecimiento y cierta tristeza porque se mueren, como todos. Luego pienso en que ellos, a su vez, tuvieron sus maestros y los anteriores a los suyos y así, cientos de generaciones desde los míticos maestros antiguos, esforzándose en mantener encendida la llama de la libertar de la ignorancia y el espíritu iluminado en este mundo. Lo han hecho en medio de desastres, guerras, odios, dogmatismos fatales y también en épocas de más tranquilidad y florecimiento..... De dónde venimos?
.... ¿Adonde vamos? ... Todos somos a la vez maestros, padres, madres, hermano o hermana mayor, etc, de otros... Ejemplo o inspiración de otros, sea para fortuna o desgracia, para salud o enfermedad, para paz o conflictos... En fin, nada nuevo, nada que no sepamos ya. El caso es que se nos olvida... y bien olvidado está de vez en cuando para no vivir atados a dogmas... Pero conviene recordarlo de vez en cuando y esa generación de más de 80 años, desapegados de todo hace mucho tiempo, menos de su amor a la humanidad, a la verdad, a la justicia, a la libertad, etc., nos lo recuerda con la fuerza de la claridad y espontaneidad inocente, propias de un niño de corta edad.
A ver si llegamos muchos a los 100 años con esa claridad y la inocencia de no habernos traicionado ni vendido y haber realizado en nuestra vida todo lo que hemos soñado hacer. Lo que no se ha realizado es que no hacía falta o era perjudicial.
Cuando llega el invierno y la naturaleza se interioriza y nos interioriza es propicio regocijarse de lo que llevamos dentro y de limpiar o redimir fantasmas, si no encontramos regocijo. Además de comer más yang, más caliente, salado, más grano, más miso, más potajes de legumbres, etc., cantar villancicos más o menos pop, gospel, tradicionales... Es muy propicio leer y escuchar a nuestros abuelos sabios, mis padres. Si  así lo hacemos tenemos muchos más números para seguir siendo importantes o útiles cuando lleguemos a ancianos en vez de sentirnos un trasto inútil, una carga estúpida con culpabilidades y otros premios desagradables de gran parte de la población de 80 años.

lunes, 22 de noviembre de 2010

EL HOMBRE QUE APRENDIO A VOLAR

Había una vez en un nórdico país un prisionero resignado a que sus guardianes decidieran cuando debía estar contento o triste, cuando tenía que enfermarse o estar sano, cuando tenia que enfadarse o reírse, cuando tenia que comer, cagar y dormir.
La cárcel era enorme y estaba cerrada por todas partes con gruesos muros de hormigón...incluso el suelo era de una gruesa capa de hormigón armado a prueba de bombas. Los constructores de ese país nórdico trabajaban muy bien y estaban muy orgullosos de sus poderosas obras…
Un día le dieron de comer lo
de siempre... rata con champiñones del campo, con la circunstancia de que ese día, entre los champiñones, se colaron dos o tres setas alucinógenas.
Por la noche, después de cantar los himnos obligados, se fue a dormir y tuvo una digestión especial y diferente de los otros días…. Ni se enteró que hacía la digestión… pues siempre tenía pesadez con las pringosas cenas. Se durmió como un bendito y soñó que volaba por encima de la prisión y podía ir adonde quisiera, viendo las verdes y limpias montañas que no habían podido meter en la cárcel.
En el sueño, fue a buscar a los
otros presos para ir acompañado, pero estos dormían entre ronquidos, pedos y olores apestosas, con algún grito que otro de los que continuamente tenían pesadillas. Se dio cuenta que estaba soñando y se despertó. La cárcel le pareció mas insoportable que nunca después de ese sueño y deseaba salir de ella con todas sus fuerzas.
Buscó y buscó como escaparse pero no vio la manera, el único consuelo que le quedaba era sentarse y recordar su dulce sueño, hasta tal punto que el sueño se iba volviendo más una realidad en su mente y lo vivía realmente.
Entre ratos de concentrase en su placentera imaginación se sentía muy tranquilo y reflexionaba --" Cuando estaba libre, fuera de esta cárcel, tenía la mente ocupada siempre en problemas, ganar dinero, defenderme, peseguir cosas, huír de otras, pero no tenía los momentos de placer y tranquilidad que tengo ahora usando mi imaginación y concentración"-
Tenía tal concentración en el placer que le producía que hasta el estofado de rata con grasa de elefante marino le sentaba de maravilla. Los aromas nocturnos le parecían el perfume de las flores de su sueño. Los ronquidos y gritos le parecían el susurro del viento y el canto de los pájaros. Los bastonazos de sus guardianes le transportaban a una carrera de niños en el bosque… Tan concentrado llegó a estar que lo tomaron por loco y dejaron de molestarle. Como además les molestaba mucho su aspecto constantemete feliz, lo expulsaron de la cárcel con la etiqueta de "loco irrecuperable no violento". 
Así se vio libre nuestro prisionero, aunque a esas alturas ya le daba igual ese asunto. Estaba feliz más allá de lo que psara a su alrededor.
La gente le daba comida, o si no, comía cualquier cosa que encontraba en el campo. Todo le sentaba bien con el gran poder de concentración en sentirse bien que había desarrollado. 
Un día recordó la parte del sueño en el que estaban todos dormidos en la cárcel y se dio cuenta otra vez que estaba soñando y que estaba fuera de la cárcel. Hasta este momento no se enteraba que soñaba de tan acostumbrado que estaba. Se acordó de sus compañeros presos.
Se puso a escribir historias a sus antiguos compañeros para que soñaran, se ejercitaran en sintirse felices, se volvieran locos de placer y los echaran de la cárcel. Con el tiempo lo fueron consiguiendo varios y al final todos salieron. Hasta los guardianes empezaron a soñar, los despidieron con una paga
por invalidez y se fueron a las islas del sur a bailar en las playas y vivieron muy contentos en simples chamizos de hojas.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Enfermedad, Libertad y Desarrollo Sostenible. PROA



Enfermedad, Libertad y Desarrollo Sostenible. PROA

Miles de personas se han curado de cualquier cosa, incluido Cáncer y de Sida. En el segundo caso, hay personas adultas que  han dejado de dar positivo, como la famosa escritora Louise Hay. Muchos bebés han dejado espontáneamente de dar positivo tras nacer contagiados. También hay infinidad de remisiones espontáneas de cáncer y otros problemas de los que no nos enteramos.
El sistema sanitario dominante no ha estudiado e integrado en sus estadísticas estos datos. Simplemente los ignora, pues no forman parte del negocio de las aseguradoras, farmacéuticas y demás negocios de la enfermedad.

La ONU acuñó el término de “Desarrollo Sostenible” en el año 1992 al hacerse eco de que el actual sistema de vida y desarrollo no se sostiene, como ya decían y demostraban los macrobióticos y de otras escuelas desde hacía décadas y, de modo intuitivo, diversas tradiciones místicas.
Esa misma conciencia es la que tratamos de despertar con la Campaña de Concienciación en Desarrollo Sostenible 2010. No haber  conciencia, es lo mismo que no enterarse.

Del año 1992 hasta hoy ha crecido mucho la conciencia medioambiental. Ya no queman en la hoguera a los que practican o enseñan medicinas tradicionales. Pero la inercia degenerativa ha seguido acelerándose y los que controlan el poder del dinero se han dedicado a crearse paraísos particulares para escapar, en vez de reinvertir en reparar lo contaminado. Lo contaminado no es sólo el medio ambiente, sobre todo es la mente, a base de falacias que se han hecho pasar por verdades a base de sistemas educativos, publicidad en medios de comunicación y otra variedad de métodos al servicio del sistema insostenible.
Lo que llamamos cáncer, Sida o cualquier otro fenómeno que experimentamos son meros síntomas o efectos de la enfermedad real. La enfermedad real es la ignorancia y los engaños que derivan de ella.

Desarrollamos un análisis desde distintas ópticas.

1.  Desde una perspectiva fisiológica o mecánica el cáncer y el sida (Y todas las llamadas enfermedades) son efectos de una alimentación que los genera y los desarrolla. Si se evita esta alimentación nociva y se cambia por otra saludable, el cáncer, el sida y otros efectos adversos, desaparecen.
2.  Desde una perspectiva sensorial, las sensaciones extremas embrutecen los sentidos. Eso incluye: El gusto (los 5 sabores en plan fuerte), El oído (mucho ruido, música fuerte, etc.). El olfato (olores intensos). El tacto (peleas, golpes, demasiado sexo, etc.) La vista (luces intensas, tipo discotecas) .. y podríamos añadir el abuso de drogas y medicamentos que no son bien bien del sentido del gusto.
Embrutecerse significa no enterarse, ser más estúpido, más animal, más irreflexivo, menos observador. Dejando de embrutecer los sentidos se recupera la sensibilidad y capacidad de auto equilibrio que tiene el cuerpo humano.
Con la recuperación de la sensibilidad aparece la sensación de urgencia de equilibrar o tranquilizar sensaciones fuertes, tales como fiebre, tos, picores, dolores, vómitos, diarreas, sueños raros, etc.
Un macrobiótico está enterado de que esas reacciones que crean alarma o urgencias, sólo reacciones de equilibrio del cuerpo y no hay que verlas como enemigos ni atacarlas, solo observarlas, confiar, relajarse y dejarse llevar. Dejar que el cuerpo resuelva la crisis a su ritmo.
Con la experiencia se llegar a agradecer y disfrutar de las crisis, pues el cuerpo resuelve por si mismo, con su sabiduría natural, lo que no sabemos o no podemos resolver siendo dirigidos por el intelecto.
Lo mismo pasa con las sensaciones que se usualmente se consideran agradables. En exceso, crean urgencia. No se soportan y se descargan en forma de gritos, llanto, convulsiones físicas, sudores, jadeos, sueños, visiones...
Un meditador experto experimenta de modo diferente estas sensaciones de urgencia. Sentado, quieto. Viendo tranquilamente lo que pasa. Pacificando sensaciones físicas y pasándolo todo a energía tipo luz.
En casos extremos, según el control de cada cual, las sensaciones pueden ser muy fuertes y es necesario controlar con ayuda de métodos naturales hasta lo soportable, según la capacidad de resistencia de cada cual.
En muy última instancia se recurre a drogas, medicamentos, cirugía, etc.

3.  Desde una perspectiva sentimental o emocional hablamos de la sensación de amor o atracción y de odio o rechazo. La ignorancia, falta de conciencia y estupidez, hacen reaccionar con odio o rechazo cualquier sensación desagradable, y con apego o amor sentimental a cualquier sensación agradable.
El divorcio, accidentes, crimen, cáncer, sida y todos los efectos que nos devuelve como efecto equilibrante la naturaleza y nos rompe el corazón, sólo rompe la ignorancia y la estupidez. Tras un tiempo..., si se ha sobrevivido..., se despierta la conciencia más o menos, se reflexiona y se cambian los amores y odios ignorantes sentimentales por una conciencia más equilibrada emocionalmente.
Sin un entorno social y familiar equilibrado emocionalmente el asunto se complica mucho o es imposible. Las compañías son un factor fundamental para embrutecerse o sensibilizarse de un modo u otro......“Ama también a tu enemigo” significa llegar a amar o agradecer también los efectos de nuestra ignorancia.
Osawa, un maestro japonés que ayudó a mucha gente a sanar de todo, le daba una palmadita en la espalda a quien le iba con cáncer y le decía “- Felicidades. Tiene Vd. por fin una gran oportunidad de cambiar su vida”. Muchísima gente ha agradecido la lección y ha cambiado su vida gracias al cáncer. P.e. El empresario Alfredo Bateller, el actor Dick Benedict, del Equipo A y otras miles de personas.
El Desarrollo Sostenible va de comprender como funciona la naturaleza, respetarla y amarla. El mito de la “Sociedad del Bienestar” no lleva a ningún lado de bienestar si no se comprenden las causas del cáncer, sida, etc. y se sigue reaccionado con odio o rechazo en vez de evitar las causas.

4.  Desde una perspectiva intelectual, hablamos de la búsqueda de la verdad. El Cáncer y el Sida son reacciones celulares descontroladas y destructivas que científicamente todavía no se sabe porqué se producen. Cuando no saben, dicen que es la genética o agentes contaminantes, radiactividad, radicales libres, tabaco, vida sedentaria, etc. Buscan soluciones armamentísticas o de subyugar la naturaleza a la voluntad del hombre. Soluciones químicas, genéticas, mutilaciones, etc. Van paliando los efectos con más o menos efectos secundarios brutales y cada vez aparecen más enfermedades raras y nuevas. Todo esto forma parte de la medicina que no busca evitar las causas sino que contribuye a mantenerlas. No busca comprender que las vacas no comen carne y enferman si se les da en el pienso. No buscan comprender que el cáncer, el sida y otros efectos degenerativos son producidos por lo que fabrican y venden como alimentación y estilo de vida de la “sociedad del bienestar”.
Cuando se come más natural y equilibrado para la naturaleza de un ser humano, como enseña la macrobiótica, yendo más allá de la dieta mediterránea que recomienda la OMS, las sensaciones extremas disminuyen y con ello el embrutecimiento y la estupidez, luego desparece el extremismo sentimental y emocional. Con eso hay más posibilidad de estar menos atontado y alterado y poder observar y reflexionar con calma y darse cuenta de lo que tiene sentido común y lo que no, es decir, la inteligencia normal de cualquiera para investigar por uno mismo sin creer nada, ni a favor ni en contra. Con comer mejor, la gente descubre que es más inteligente de lo que cree ser en el mundo consumista.
Se busca la verdad entre lo que dicen unos y otros y los razonamientos lógicos que dan y las evidencias o experiencia de otros que han experimentado lo mismo o parecido. Se cruza la tenebrosa jungla de la duda conceptual o intelectual hasta que se sale y se llega a la comprensión de cómo funciona un humano y la naturaleza. En este proceso, la parte física del cáncer y los dolores habrá ido despareciendo. (Nota. La jungla no se cruza, salvo raras excepciones, sin guía, mapa y herramientas)

5.  Desde una perspectiva social, el cáncer, el sida y demás son resultados de una visión dominante arrogante, resultante de los factores anteriores. Durante siglos han existido dos medicinas, por lo menos. Una que busca atacar los efectos y otra que busca evitar las causas.
El padre de la medicina occidental, Hipócrates, sobre el que los médicos hacen un juramento, decía “que la alimentación sea tu medicina y que la medicina sea tu alimentación”. Lo que decía Hipócrates no es negocio.
En Europa se ha estado durante siglos ignorando y muchas veces atacando a las medicinas tradicionales, naturales, higienistas, etc. que muchas veces chocaban con los conceptos del poder político de turno. En oriente se ha conservado mejor, hasta nuestros días, la sabiduría y experiencia de muchos siglos de tradición.
La medicina y filosofías orientales, que también existían en Europa y todo el planeta, sin haber hecho ningún juramento hipocrático lo intentan practicar más. Si vas a cualquier médico chino, un acupuntor, por ejemplo, te dará unas recomendaciones dietéticas que no tienen nada que ver con las que da un médico occidental.
No hay ninguna carrera universitaria de nutrición como medicina y quien quiera aprender para tratar problemas de salud debe buscarse la vida con un esfuerzo heroico. Los estados financian generosamente a costa de impuestos, la enfermedad, los medicamentos, los médicos que imparten medicamentos, etc., pero no financian una educación para no enfermar, sobre todo con las modas de consumo modernos.
Tampoco financian, si uno quiere sanarse a si mismo, de cáncer o de lo que sea, en casa, estudiando y practicando una disciplina natural. Eso está sancionado. Es propiedad del sistema sanitario.
Ya hay algunas directrices de la OMS y del Consejo de Europa para respetar y cuidar a las medicinas tradicionales, pero como no son ningún negocio sino más bien un anti negocio, no se enseñan ni se financian.
El héroe que ha pasado la jungla y se ha curado de cáncer, o más bien, de la ignorancia sobre la salud y sus causas, no es entendido en la sociedad moderna, salvo raras excepciones. Considera un deber difundir y enseñar lo que ha descubierto y las habilidades que ha desarrollado, pero sin medios para ello. Unas pocas pastillas para algunos síntomas de cáncer o sida cuestan miles de euros y los tratamientos se pueden alargar hasta la muerte. Unos cursos y algunas semanas o meses de entrenamiento tutorizado, en un sitio dedicado a ello o en casa, son suficientes para superar la ignorancia, el embrutecimiento y el cáncer. Eso cuesta menos que un curso de inglés y lo que se gasta en comer cada día, el resto es disciplina personal gratis.
A falta de apoyo del mundo de los negocios, la aproximación a soluciones sociales, pasan por un acercamiento directo y físico a la naturaleza, a pueblos y zonas rurales, como ya han hecho y siguen haciendo muchas personas. Controlar directamente la producción y transformación de alimentos a escala local es fundamental. No se puede volver atrás en la tecnología moderna, pero se puede redimirla, poniéndola al servicio de la salud del medio ambiente en vez de estar al servicio de intereses mezquinos de unos pocos.
A escala personal promuevo el P.R.O.A.(Proyecto Aguinaliu), que considero un Proyecto Piloto de Desarrollo Sostenible. Este proyecto pretende enseñar y entrenar este tipo de medicina y desarrollo continuo de la salud y del juicio. Eso se complementa necesariamente con la agricultura ecológica, trasformación de alimentos, turismo educativo y terapéutico, energías limpias, arte consciente y la infinidad de campos necesarios para un Desarrollo Sostenible para enfocar el futuro de los jóvenes y descendientes hacia saber reparar el mundo que hereden. Los macrobióticos somos más especialistas en unas cosas, pero no en todo. Necesitamos la complementariedad de otras escuelas, habilidades y tecnologías. Eso se puede integrar en un pueblo o una comarca, bajo el común denominador de Desarrollo Sostenible, que es la jerga mundial.

6. Desde una perspectiva espiritual, El cáncer, sida y desgracias en general, se impulsan de un modo inconciente por emociones profundas de culpa, de venganza, de apegos, odios, arrogancia, etc.,
El cáncer y el Sida responden más a emociones profundas que llamamos tipo Yin. Por ejemplo “ no poder, no saber, no valer, no merecer...”
Muchas de ellas son de nacimiento, desde el vientre materno, como recibir la emoción negativa de los padres sobre un embarazo.
Otras ya vienen de mucho antes del embarazo, como el odio racial, la arrogancia religiosa, de castas, de clases... Según donde nacemos ya tenemos una mochila de supuestas bendiciones o maldiciones a cuestas que se van materializando al crecer en nuestro entorno familiar social y crece durante generaciones.
Otras se van fabricando a lo largo de la vida, como un disgusto que no se puede soportar, por ejemplo la sensación de culpa por haber conducido borracho, tener un accidente y que mueran tus hijos en ello, o simplemente la sensación de culpa por haberle regalado el coche al hijo que se ha matado en la ruta del bacalao, en vez de haberle regalado una educación y entrenamiento para vivir muchos años, sano y en paz.
La culpa tipo yang (activa) puede acabar en suicidio, como muchos japoneses que no soportan haber fallado por su exagerado sentido de la responsabilidad. La culpa tipo Yin, la de no saber, no poder, etc., se relaja o embrutece con drogas, tranquilizantes y otros embrutecedores, para no enterarse,  como en el punto 1 y 2. Esto último produce  y desarrolla cáncer.
Se deduce de lo anterior que hay mucha culpabilidad no comprendida ni resuelta en nuestra sociedad, como vemos por el constante e imparable aumento del cáncer.
Algunas personas se sanan espontáneamente, tipo milagros de Lourdes o Fátima u otros simbolismos espirituales de cualquier religión, incluidas las ateas, como el Budismo o el Taoísmo. Jesús y otros sanadores, hasta nuestros días, ayudaban y ayudan a sanar o librarse de la culpa y somatizaciones derivadas, pero no de la ignorancia subyacente. Ser capaz de librarse  y de ayudar a librar de la culpa a otros es propio de los santos. Eso está muy bien y ayuda a algunos, pero no es suficiente para librar de la ignorancia profunda de cómo funciona un humano y la naturaleza desde cualquier aspecto. Sigue habiendo dualidad bueno-malo y no desaparece la raíz de la culpa, la ignorancia.

Sin empezar por el punto 1, la alimentación adecuada a nuestra naturaleza humana, y luego seguir aclarando la conciencia, el cuerpo, la capacidad de pensar y las emociones aflictivas profundas es imposible curar el cáncer, el Sida ni ninguna otro efecto que llaman enfermedad, aunque se hagan desaparecer temporalmente los síntomas de un modo artificial. Así se hizo hace unos años con la burbuja financiera y vemos ahora el efecto en la economía mundial. La bola se hace más grande cada vez. Antiguamente desaparecía una civilización, los romanos, los griegos... Y el mundo seguía como si tal cosa. Hoy día, la amenaza es global.

7. Desde una perspectiva libre, el cáncer y el sida son otras de tantas creaciones de los humanos. Los humanos somos unos creadores, unos artistas, nos gustan las emociones fuertes y el teatro.
Lo sostenible e insostenible existen recíprocamente, como el día y la noche, el hombre y la mujer, el cielo y la tierra, etc., el Yin-Yang.
Es totalmente inútil “luchar” contra lo insostenible y a favor de los “sostenible”, la lucha forma parte del embrutecimiento, aunque en su extremo de intensidad puede dar paso a la claridad y la conciencia de la estupidez y ésta desparece, como pasa en medio de las guerras y situaciones límite.
Hay otro modo de sanar sin lucha, la Paz.
Lo contrario de la ignorancia es la sabiduría y lo contrario de la inconsciencia la consciencia. Paciencia y consciencia tienen el sufijo “ciencia” = conocimiento y los prefijos Paz (ausencia de guerra y conflicto, tranquilidad) y la preposición “Con” de compartir, como la com-pasión.
El acelerado y ruidoso mundo urbano y la saturación de información y estímulos contradictorios dificultan mucho la paz y tranquilidad y, por el contrario, beneficia las causas del cáncer, el sida y todo tipo de efectos no deseados. El tranquilo medio rural es más necesario que nunca para el Desarrollo Sostenible, incluyendo, entre otras cosas,  investigar, enseñar y aprender, entrenar y practicar para solucionar efectos, como el cáncer, sida y otros, sin los métodos mutilante y brutales de la medicina de “guerra contra los síntomas o efectos de nuestras acciones”. El medio rural se ha de conectar estrechamente con un sistema sanitario y educativo pacífico, para el Desarrollo Sostenible. Actualmente está monopolizado por el mundo del dinero y el negocio de la enfermedad, el embrutecimiento y la guerra.
El P.R.O.A. tiene la proyección de esta utilidad también, ayudar a sanar espiritualmente con una conciencia global, no sectaria de una religión u otra.  Las religiones tradicionales han ayudado durante siglos, pero están obsoletas para nuestro tiempo global y dan más problemas que lo que ayudan. Podemos vivir perfectamente sin ellas, pero no sin espiritualidad. La espiritualidad global ha de rescatar el sentido último de las religiones, el sentido que hizo que se inventaran, y guardar las religiones tradicionales en el museo de historia, para nuestros descendientes, pero sin mucho apego a conservar cosas muertas a costa de dificultar la espiritualidad del presente y del futuro.
El P.R.O.A. no es un proyecto antisistema. El sistema ya es bastante autodestructivo por si mismo. Es un Proyecto de Pueblo Piloto de Desarrollo Sostenible, para ayudar a sanar integralmente a personas y desarrollar un sistema saludable desde la alimentación al espíritu, incluyendo todo lo demás. Ya vemos que es extremadamente difícil, pero hay quien no está dispuesto a desperdiciar su tiempo y su corta vida humana en actividades superficiales e inútiles de un sistema que se desmorona. Es preferible intentar lo muy difícil pero que interesa mucho más. Si no se consigue reunir la suficiente energía y medios para hacerlo en  Aguinaliu, quizá se hará en otro sitio más propicio y con otro nombre. El sitio es lo de menos.





viernes, 29 de octubre de 2010

DIETA, RESPIRACION Y VISION DE LA VIDA

Además de tomar cosas sólidas y líquidas en nuestra existencia terrestre, tomamos aire, especialmente oxígeno (O2), eliminando parte del alimento usado como Dióxido de Carbono (CO2). La proporción de aire es proporcional a la calidad y volumen de la comida vegetal, animal, mineral y líquido. Cuanto más se come más se respira; cuanto menos se come, menos se respira. Cuanto más alimento animal, mayor inhalación; cuanto más vegetal más armoniosa es la respiración. 
Similarmente, el CR para una grasa es 0,71; para una proteína es de 0.80. Para una persona con una dieta promedio variada es de 0,85. Para una persona que haya ayunado por 12 horas es de 0,82 
(de la Anatomy and Psysiology, vol. 1 by Steen and Montagu, Harper & Row, 1959, pag. 185 ).
(CR) -Cociente respiratorio.- Es la relación del volumen producido de CO2 y de oxígeno (O2) consumido, expresado como sigue:
-Volumen de CO2 expirado /Volumen de O2 inspirado = Cociente respiratorio
En la oxidación de un carbohidrato, tiene lugar la siguiente reacción:
C6 H12 O6 + 6 O2-------6 CO2+ 6 H2O + ENERGÍA
LUEGO,..
6 volúmenes de CO2 /6 volúmenes de O2= 1.0 ( CR de un carbohidrato)
--------------------------------------——————-----------------------------------------------------------
Dentro del enfoque mental, emocional y espiritual, si no es lo mismo todo.. ¿Qué conclusiones podemos sacar de este estudio fisiológico?
El Coeficiente Respiratorio (CR) indica que si comemos muchas grasas y proteínas, se requiere una respiración más rápida y difícil para cualquier actividad, sea física, pensar o el simple latido del corazón.
Una respiración menos eficiente y más agitada va ligada a una agitación emocional, a no estar tranquilo y relajado. Podemos observar que ante cualquier agitación, sea física o mental, la respiración no fluye suave y tranquila, como cuando se duerme plácidamente como un bendito.

Conocernos a nosotros mismos o cualquier proceso de cualquier fenómeno requiere de una observación tranquila y libre de agitaciones y prejuicios. Un estado que los budistas llaman “permanencia apacible”, que es un estado de gran tranquilidad, estable durante largo tiempo y sin dormirnos. No es mera relajación. Algunos se fuman o toman algún tranquilizante y dicen que están meditando tranquilamente.. No es eso, ni de lejos. No va de estar atontado.
Los Zen lo definen bien con la analogía del gato tumbado perezosamente.. El ratón se confía pensando que está durmiendo y de pronto.. ¡¡Zarpa!!

Podemos hacer “pranayama” o ejercicios respiratorios o cardio-respiratorios... Varias cosas ( Caminar, bailar, correr...) para mejorar la capacidad y el ritmo respiratorio y luego estar mejor, más tranquilos y despiertos. Pero si seguimos comiendo demasiadas grasas y proteínas nos haremos adictos a los ejercicios y nunca iremos más allá.
Siguiendo el razonamiento de la adicción, igual pasa con todas los métodos que nos ayudan a mejorar algo, que nos hacen dependientes de practicarlo o volveremos a estar mal muy rápido. Igual pasa con la macrobiótica formal o la que conoce la mayoría de la gente. Muchos mejoran su salud, se curan de síntomas que asustan, como el cáncer u otras cosas, pero no por ello van más allá, a un estado de paz, confianza y agradecimiento. Para ello hay que cambiar la motivación o deseo inicial, de curar algo, por ejemplo, a una motivación superior, de acabar con la propia ignorancia y miedo en medio del océano de la vida.
La llamada “permanencia apacible” no es un fin en si mismo, es el camino para contemplar y comprender como es y se relaciona todo, incluido nuestro ego o el “yo” cambiante y condicionado y lo demás que no es ese “yo”. Para eso se practica desde hace siglos, sobre todo en oriente, lo que se conoce popularmente como “meditación”.
La palabra meditación quiere decir “camino del medio”, como medi-cina. Evitar las visiones extremas erróneas, a favor o en contra de cualquier cosa por una visión imparcial de “cómo funciona”. Lo de sentarse “a meditar” es más bien la práctica de la “no-acción” que induce a la permanencia apacible y ésta a la observación imparcial y atenta.
La mayoría de los pueblos tradicionales orientales han comido siempre estilo macrobiótico y por ello no necesitan mucho el paso previo de cambiar su dieta para pode acceder a la no-acción y permanencia apacible. Es una necesidad, la dieta macrobiótica o nivel 1 de macrobiótica, para los occidentales consumidores de mucha carne, lácteos, grasas y producto animal en general, aparte de la “comida” química que se toma para compensar (refrescos, helados, drogas, medicamentos, etc.)
En el nivel 1 o básico de la tradición budista se aprende o practica lo que llaman “disciplina ética”: No robar, no matar, no difamar, no mentir... como ética laica cristiana, más o menos + No tomar tóxicos.
Lo de no tomar tóxicos significaba una cosa antiguamente. Ahora significa “no tomar casi la totalidad de la comida moderna” y moderar mucho el consumo de alimentos de origen animal y que sean de buena calidad natural, sin hormonas, antibióticos, clembuterol y... Vete a saber que más nos podemos encontrar en un trozo de pollo o de otra carne.
Sin practicar esa “disciplina ética” es insostenible pasar a aspirar a un nivel superior de comprensión o sabiduría. Practicando las recomendaciones macro sobre la dieta y el estilo de vida, además de la ética mental común de no matar, no robar, no mentir, etc. se va preparando a la persona para pasar a un nivel superior o más sutil de conocimiento y sabiduría que se desarrolla con la, digamos “meditación”.
En consecuencia, los que deseamos desarrollar una visión de la vida más larga y sabia, para no caer torpemente en acciones compulsivas y pasionales, resultantes de una corta visión, debemos evitar en lo posible comer mucha grasa y producto animal.

Por mucho que hagamos corriendo detrás de ilusiones o atacando (luchando) contra síntomas, nunca se encuentra la paz que da la sabiduría que comprende la relación dependiente de todo.
El que ha despertado esta sabiduría, por ejemplo, no se asusta ni se preocupa por el cáncer o cualquier otro síntoma. Lo ve como la salud en vez de cómo la enfermedad. Gracias al cáncer el cuerpo, que sigue las leyes de la naturaleza sin engaños, sigue vivo por haber derivado a un tumor los tóxicos.

lunes, 25 de octubre de 2010

ENCUENTRO CON PHIYA KUSHI Y OTROS AMIGOS

El domingo, 24 de Octibre de 2010, tuvimos la fortuna de celebrar un feliz, amoroso e interesante encuentro, de esos que no se prevén ni se preparan, pero se desean y ocurren de vez en cuando.

Lugar: Centro Macrobiótico EdAna (de Eduard i Anna) en Pira (Tarragona).
Me reencontré con Anna y Eduard, a los que hacía unos 10 años que no veía. También con los amigos de Macrobiótica TV, Isabel, Aurora y Rafa, que sólo conocía por FB. Y como propiciador del encuentro, con Phiya Kushi, que sólo conocía por Internet (FB y otros). Habían algunos otros simpáticos amigos del centro.


Aparte de la alegría y cariño del ambiente, la rica cena en la gran cocina –comedor-estar, los moderados brindis, la música, fotos, risas, etc., que ya veréis en las fotos que compartirán Rafa y Aurora, quiero reseñar el aspecto que me pareció más interesante a mí (a los otros no sé).
Salió a colación el que Phyia se ha ido por tiempo indefinido a Alaska, a una comunidad macrobiótica que llevan 25 años investigando y desarrollando una nueva alternativa de vida en armonía con el medio ambiente, partiendo de los principios macrobióticos.
Phyia tiene claro de donde venimos y adonde vamos. Hablamos de lo que llama la Macrobiotica 2.0 y la M3 y la M4, una jerga familiar de Internet.
La M1 sería la de los primeros macrobióticos.. Osawa, Michio, René y otros maestros, investigadores y pensadores dedicados a concienciar y a la alternativa individual. La de la reeducación para que el individuo controle su salud individual y su vida.
La M2 sería la de las comunidades, la M3 la de redes de comunidades y la M4 la planetaria.

Si contamos desde Osawa, ya vamos por la cuarta generación de macrobióticos. Las últimas 2 generaciones ya han sido concebidas y han nacido macrobióticamente (Embarazo, parto y crianza natural, no-vacunas, no medicamentos o muy excepcionalmente, etc.).
Todas las generaciones tenemos problemas de adaptación al sistema antinaturaleza existente. Más bien, no deseamos adaptarnos de ningún modo a ser cada vez más máquinas manipuladas sin control. Tampoco lo deseamos para los demás ni para el medio ambiente. Deseamos vivir en paz y armonía con el medio ambiente y luego con los demás.

Phyia recuerda con sentido común que lo de Alaska no es algo perfecto ni extrapolable o “calcable” a cualquier sitio. Los macrobióticos que ya han aprendido saben que la naturaleza es muy diversa y hay que adaptarse a cada sitio, clima, cultura, etc., pero hay que recordarlo para los que todavía no saben o están aprendiendo las bases, pues tienen la tendencia a idealizar y copiar, y así no va la cosa.

La M2.0 ya funciona a nivel muy básico en España, con parejas o pequeños grupos, como EdAna, los de Luz de Vida, Natursoy, Vegetalia y algunos otros.

Los retos a superar.
La M1 supone un serio reto individual de cambio de estilo de vida y no solo de alimentación. Por ejemplo, para un practicante de M1 es mucho mejor ser un mendigo que trabajar “vendido” en una gran cantidad de actividades del mercado moderno que se consideran legales y honestas, pero el M1 ve que atacan y destruyen al medio ambiente, incluido la salud física y mental de los humanos. No es de extrañar que muchos se hagan consultores, terapeutas, profesores o se vayan al campo a intentar sobrevivir de la tierra directamente.
Siempre estamos en comunidad, sea en un pueblo, en la ciudad o en el campo. Ocasionalmente se está en solitario con la naturaleza y uno mismo, pero siempre toca regresar a relacionarnos con los demás, excepto cuando morimos.
Los retos, tanto para la M1, como para la M2 y siguientes, son los mismos que todo el mundo, los relacionados con la salud (libertad de ignorancia y dogmas), el dinero o modo de disponer de los medios necesarios para vivir (comida, vestido, casa..) y el amor o amistad (sexo, hijos, relaciones..) La diferencia está en la calidad y la forma o formas.

La M2.0 supone ir más allá de la salud y libertad individual. Supone desarrollar y poner de acuerdo a un grupo de gente macrobiótica en el que cada cual ya sabe controlarse y cuidarse a si mism@, y en el que cada cual es consciente de su responsabilidad medioambiental y social.
Pongo expresamente por delante la responsabilidad medioambiental que la social por señalar que el respeto y cuidado de la vida está antes que el invento del dinero o los deseos cambiantes y secundarios individuales, como “tener o hacer”...(un coche, pareja, hijos, más conocimientos, arte, cultura, viajar, bailar...) Primero es la salud y supervivencia de los individuos del grupo y ello depende de cosas más básicas, principalmente de una alimentación natural macrobiótica en vez de una alimentación tóxica consumista y de un entorno psicológico y emocional pacífico, alegre y con sentido común.

El Proyecto Aguinaliu coincide con este concepto de M2. Para que llegue a existir una M3 de comunidades y una M4 planetaria, hacen falta comunidades de gente valiente que superen la M1 y la M2. Cuando llamo Pueblo Piloto de Desarrollo Sostenible al PROA, quiero decir que no va a ser perfecto, como el de Alaska. Nunca los primeros salen muy bien. De hecho ya he pasado o visto otros intentos de comunidades con otros paraguas más o menos holístico y hay pocos que resisten o se desarrollan, pero los hay, aunque se desarrollen despacio y parece que no avanzan desde la perspectiva de la velocidad moderna de vida. Es un asunto de percepción del tiempo. Si la M1 ya es difícil para la mayoría, la M2 es mucho más difícil, pero no se puede renunciar a desarrollarla o no habrá futuro, ni ganas de que lo haya.

lunes, 11 de octubre de 2010

3 NIVELES DE MACROBIOTICA

La macrobiótica, como todas las demás filosofías, técnicas, métodos, ciencias, artes, objetos materiales,  y todo lo creado o formulado por los humanos, ha salido de la necesidad de solucionar problemas y sufrimientos.

En el nivel más básico es una especie de higiene de vida que da como resultado mejorar en el sufrimiento producido por problemas temporales o relativos de salud física, mental y emocional., tales como lo que la gente corriente llama enfermedades: físicas (cáncer, alergias, Alzheimer, insuficiencias de todo tipo, etc.), enfermedades mentales (Histerias, paranoias, esquizofrenia..) o enfermedades emocionales y espirituales (odios, adicciones o apegos, envidias, perezas..)

El entrenamiento y estudio del nivel básico ayuda a concentrar o acumular energía, ki, virtud, potencial, confianza instintiva, salud, poder... o como lo queramos llamar. Unas pocas  personas no se dispersan de nuevo por un fuerte miedo a volver a al descontrol de dejarse llevar por la inercia, volver a sufrir mucho... Ese miedo impulsa la motivación del nivel medio: La Liberación o Nirvana. Saber por uno mismo como funciona todo y no porque lo diga la macrobiótica, tal o cual maestro, filosofía, psicología, etc. Librarse de depender de otros.
A base de mucha disciplina, concentración, estudio, esfuerzo, y más o menos tiempo, según la capacidad de cada cual, se llega a eso... al Nirvana, a conocernos a nosotros mismos, nuestras limitaciones y potenciales, como nos relacionamos con todo y como todo se interrelaciona, etc.
Al llegar a esta experiencia o realización se deja de ver la enfermedad como la gente corriente, algo malo que atacar o destruir. Se ve como un efecto de causas negativas y a la vez como un recurso de nuestra naturaleza para seguir existiendo. Por eso, muchos de los que han pasado por la experiencia del cáncer u otra amenaza grave luego lo agradecen, pues les ha llevado a cambiar su visión de la vida sin buscarlo, sin necesidad de irse a un monasterio al Himalaya o a cualquier otro sitio en busca de iluminaciones o liberaciones. Esto es más propio de los aficionados a la mariguana... Yo no digo que esté mal ni bien.
Alguien que ha llegado a este nivel de realización ya es un maestro, aunque sólo lo sea de si mismo inicialmente. Por otro lado quedan todavía cosas que superar, como el orgullo, el egoísmo y el miedo, cosas que no pegan con el excesivo control, disciplina y mirarse el ombligo. Luego, de nuevo hay que soltarse, relajarse, dispersarse.. Yin..,  volver al mundo y sus cosas cotidianas... Dinero, amor, salud...

Una vez superado los niveles anteriores se empieza un largo y extenso viaje en el nivel 3, en el mundo externo al individuo. La motivación es alcanzar un desarrollo máximo para ayudar a los demás como sea... fregando platos, dando clases, siendo mendigo o rey.. da igual, lo importante es ayudar a aliviar sufrimientos y hacer que todos dejemos de producirlos.
Al principio seguimos con el lastre del miedo, orgullo y egoísmo, pero conscientes de ello. Se trata de aceptarlo e irlo superando a base de paciencia y agradecimiento a los problemas, críticas, enemigos, etc. al igual que a los amigos, placeres y alabanzas. Se dejan de perseguir o huir de estas cosas.. más o menos dinero, mejor o peor fama, etc., Se agradece todo pues todo sirve para nuestro propio desarrollo. Así nunca se puede ser desgraciado y siempre se es feliz.

El orgullo se va puliendo a base de meternos en problemas complicados que no sabemos resolver... todavía.. siempre con la intención de ayudar a eliminar sufrimientos. El vernos en fuertes apuros, reconocer nuestro límite y buscar ayuda para superarlo, aunque sea de otra escuela, religión, filosofía, etc.,  ayuda a ser más humilde.
El miedo a pifiarla se va superando a base de ir desarrollando habilidad y experiencia, la sabiduría de saber manejarnos en cada vez más situaciones difíciles relacionadas con los problemas de los demás, sus apegos, odios, ignorancia, engaños, ilusiones... hay que cuidar las formas, sobre todo el habla. A los principiantes apurados les irá bien unas instrucciones sencillas y tipo dogmático inicialmente y a uno que ya lleva un tiempo le irá bien algún  corte seco para que espabile y estudie por si mismo en vez de estar preguntando en cada momento. La dureza o flexibilidad no está en lo que se dice o en la forma, si no en la intención. Cuando oímos algo que nos suena duro o bobo, hemos de ver la intención, el contexto, a quien va dirigido, etc.

El egoísmo se va superando con el desapego de los resultados de lo que hemos hecho. Si se pierde da igual, de todos modos se ha hecho para los demás. Si no dura mucho o no gusta algo que hemos hecho, por ejemplo una comida muy sana, es que no ha valido mucho y toca empezar de nuevo con más acierto, en vez de sentirse frustrado o humillado, que son cosas del apego al yo y su fama. En vez de esperar reconocimiento por nuestra “magnífica comida” y no ponerse en el lugar del otro antes de cocinar algo para él se ha de desarrollar la habilidad de ponerse en el otro, en lo que siente el otro.. y hacer la comida no solo para la salud, si no también para el placer del otro. Igual pasa con escribir, charlar, sexo, danza, trabajo en equipo, política, filosofía, etc. ... Hay técnicas para desarrollar este tipo de compasión (de com-partir o sentir lo mismo que el otro), pero no toca escribir de ello.


RESUMEN:
Cuando habla de macrobiótica alguien del nivel básico suele hablar de dieta, nutrición, tóxicos, etc.
Cuando habla uno del nivel medio, aunque hable de dieta, habla de evitar causas nocivas y desarrollar efectos positivos encaminados a que cada cual se llegue a valer por si mismo y no tienda a ser presa del negocio de la enfermedad y agresión a la naturaleza.
Cuando habla uno del nivel 3 (dentro hay muchos otros niveles de menos a más sabios), quizá hable de dieta, o de psicología, o de filosofía, o de arte.... cualquier cosa o método que ayude a los demás a mejorar y superar su sufrimiento. Si se ha formado en la escuela macrobiótica aplicará Yin-Yang a lo que habla, aunque quizá no use las palabras Yin-Yang si percibe que el que escucha se va a confundir.. quizá no hable nada.. sólo le de la mano, o lo mire o le sonría.o le cante una canción o le baile una danza o... Todo eso es también macrobiótica, aunque algunas cosas no estén en los libros de Osawa.

lunes, 27 de septiembre de 2010

MACROBIOTICA, BIORRITMOS Y KARMA


En Faceboock hay interesantes debates y aportaciones sobre macrobiótica, de amigos con mucha experiencia y fina visión. Es una gozada tener acceso con tanta comodidad, tanto para escribir como para leer con  calma cuando cada cual tiene su tiempo. Añado el link de algún debate que plantea Simon Brown desde Londres.



Se plantean debates importantes para una pretendida normalización de la macrobiótica, algo que ocurre, pero no ocurre como ocurre en otras escuelas en lo que parece que está más claro lo que está bien y lo que está mal, mientras que en la macrobiótica eso es algo relativo a partir de cierto nivel de experiencia y comprensión. Cada vez se difumina más un supuesto bueno y malo a favor de YinÝang y transformación continua.
Al ser la macrobiótica una escuela muy joven no ha tenido tiempo de desarrollar todo su potencial y, al menos yo, he necesitado echar mano de otras escuelas para interpretar fenómenos sutiles. Luego he intentado traducirlos o integrarlos a la Macrobiótica y las Leyes Universales del cambio para poder usarlas a la hora de ayudar a otros, más allá de la parte nutricional, fisiológica o energética.
Utilizo la palabra biorritmos y karma, pero de un modo muy mío, que puede no coincidir con los propietarios de de estas palabras. Espero que no se me ofendan por ello. Karl Jung buscó en la jerga alquimista y del tarot y usó su simbología a su manera en la formulación de la Psicología Transpersonal. No estoy por la labor de inventar más palabras, como hacía Raimón Panikkar con su ser “cosmoteándrico” o su momento “tempiterno”. De todos modos, los macrobióticos ya usamos la jerga Yin-Yang del Taoísmo, la Teoría de los 5 Elementos y otras jergas más modernas y antiguas.

Biorritmos y macrobiótica.
Aunque parece ser cosa de astrólogos y astrología, yo lo aplico en los ciclos naturales de desarrollo del juicio de un ser humano, independientemente de su erudición y circunstancia, es decir.. Niñez, la infancia, adolescencia... los ciclos de 7 años.
La teoría o hipótesis, a demostrar con la supervisión y comprobación de muchos, es que en el final y principio de un nuevo ciclo de 7 años, por ejemplo a los 21, 28, 35,42... se tiene más activo el arquetipo del “inocente”, el de no-saber, como un bebé recién nacido. Alguien que aparezca a pedir consejo por cualquier problema, normalmente no lo hará en este momento, que es un momento que más bien pide “protección”, confianza, etc. No pide aprender, o guía para seguir el camino, pide que lo curen o le resuelvan el problema sin otra participación que la de poner su cuerpo en manos del terapeuta, consultor macrobiótico, gurú o médico de turno. Aquí es donde quizá metería lo del karma... Que a un “inocente”  le toque un gurú sectario, un buen maestro, una madre sabía, etc. Como su momento es no-saber, no puede elegir nada y algo ocurre mágicamente que une o atrae a dos personas, como si hubieran sido elegidos en ese momento el uno para el otro o hacia algo, por alguna fuerza no voluntaria, que los macrobióticos llamamos atracción Yin-Yang, y varios llaman “señales” y cosas por el estilo. Lo que está más allá de lo conocido, intuimos que existe y lo atraemos.
Desde la fase neutra inocente se pasa a una fase Yang, dinámica, de acción e iniciativa propia hasta mitad del ciclo de 7, por ejemplo de los 21 a los 24 años. Añado que es fase yang en el aspecto de acción e iniciativa, pero yin en la dirección ascendente (Yang impulsa Yin, como el fuego (yang) dispersa (yin)la materia en energía.
Luego que  la fase yang-ascendente llega a su cénit, viene una fase descendente –yin-, de integración y de soltar o dejarse llevar, en vez de llevar la iniciativa de nuestra personalidad. Al final de un ciclo hemos perdido la inocencia inicial y volvemos a un nuevo nivel de inocencia y no saber.
En el proceso ascendente hemos pasado del arquetipo del  “inocente” al “colgado”, que toma conciencia de su no- saber y luego al “vagabundo” haciendo experimentos sin saber bien adonde va. En el cénit está más activo el arquetipo del “Guerrero”, que lucha y debate por su verdad. Luego, en descendente, viene “el mártir” ... resultado de haber luchado y acabar agotado por lo que cree. Luego se pasa por el arquetipo del “Santo”.. algo así como estar en paz sea cual sea el resultado de nuestro proceso. Y para acabar, el arquetipo del  “mago” o “sábio”.. que se lo mira todo y se da cuenta de sus engaños, limitaciones y de lo que realmente ha aprendido en positivo... Y a empezar otro ciclo desarrollando cada vez una visión más sutil y compleja de la existencia... eso que se dice de que el “diablo sabe más por viejo que por diablo”.

A la hora de hacer de consultor macrobiótico o plantearnos la normalización de una ética macrobiótica hemos de afinar mucho para no caer en crear una nueva religión dogmática moderna y eso sólo lo podemos hacer debatiendo y compartiendo nuestra perspectiva y visión a escala global, desde todos los rincones del mundo.
Ya tenemos una jerga común para lo más burdo y sutil, como Yin-yang, 5 Elementos y la nutrición y una diversidad de ejercicios y métodos caseros, corporales y manuales de manejar el ki, aplicando los principios y la teoría de las Leyes de Transformación. Según mi opinión, eso nos lleva hasta lo que el Budismo Mahayana llama Liberación o Iluminación menor. La que se obtiene de comprender intuitivamente la relación dependiente de todo en el Universo, aunque no los conozcamos todavía.  Osawa ya decía que esto es el principio del camino con una nueva visión de la vida, no el fin de la macrobiótica. La vida empieza a ser “Macro”, tras esa experiencia intuitiva que impide para siempre volver a ser dogmático.
A partir de aquí me tengo que apoyar más en la jerga budista de los distintos niveles de desarrollo de visión o bodhichitta que hacen que un profesor macrobiótico pueda ayudar a unos pocos o a millones de personas. A fin de cuentas el fin es ese, AYUDAR a los demás, como una célula sana de nuestro cuerpo es una ayuda para todo el cuerpo.
Hablando de afinar la visión, veo que muchos amigos macrobióticos sostenemos sin duda, que lo que llaman enfermedad no son más que efectos, que a su vez tienen una utilidad si se canalizan correctamente. Para eso se va desarrollando con los años una visión cada vez más clarividente del karma de una persona, una raza, una especie, etc. ...   de donde vienen esos efectos... además de comer caóticamente y llevar un estilo de vida nocivo o destructivo. Ver de donde viene y ver la utilidad, de modo que se canalice hacia y con satisfacción y no con más miedo ni rigideces. Jesús o los evangelios conocidos lo dicen en el milagro del ciego-sordomudo, etc. .. No buscar culpables sino para qué sirve.. y va, le ordena que vea, oiga y hable y el otro obedece... Dudo que ningún macrobiótico sea capaz ni busque hoy día hacer milagros de este tipo y convertirse en un dios para otros. Quizá puntualmente, si coincide un no- macrobiótico en su momento de “inocente” con un macrobiótico en su momento de “guerrero”, pueden ocurrir cosas que se parecen a milagros, aunque no del calibre mencionado, pero fenómenos raros ocurren a la que un macrobiótico se vuelve poderoso. Y con raro no digo que sea bueno ni malo.
Antes hablaba mucho más de comida, de yin-yang, etc. cuando alguien venía a pedirme consejo de macrobiótica. Ahora veo si ese alguien necesita esa “enfermedad”, proceso, efectos, o como lo queramos llamar para sanar su vida, las tendencias adquiridas, familiares, sociales y las “culpas” inconscientes o kármicas que duermen en su mar de agua.
Los 2 años que estuve conviviendo diariamente con Gueshe Tamding, un lama de la edad de mi padre, 30 más que yo, que había sido monje desde los 7 años ocurrieron en mi fase descendente.. la del mártir y santo, con 36-38 años. Primero haciendo el harakiri a mi orgullo y dejándome enseñar (no sin dar cierta guerra al principio), luego experimentando una paz clarividente en la que no me hacía falta saber el mismo idioma u otro idioma para entenderme con el lama en las cosas espirituales y luego entendiendo el funcionamiento de cómo trabajan los lamas con los 5 elementos utilizando la mente, rituales, visualizaciones, formas, gestos, etc. ... Entonces el lama me llevó a Barcelona a tomar la iniciación de Kalachakra con el Dalai Lama y un montón de lamas y monjes más. En esa iniciación recibí permiso para enseñar Tantra. Luego me fui a Londres una temporada y al regreso pude ver la utilidad de todo eso a la hora de la muerte en poco tiempo de mi padre, una hija, una prima cercana y a la hora de tratar y ayudar a amigos macrobióticos con problemas de culpabilidades y visiones más cortas. También a toxicómanos, gente con sida y otros etiquetados con distintas “desgracias” que resultaron estupendas oportunidades para mi y para el que me traía la vida.

Las cuestiones de “normalizar” una ética macrobiótica o una formación aparecen ahora y me serán útiles en cuanto tenga mi centro de retiros en Aguinaliu. De momento, me tengo que adaptar al nivel de la gente que me rodea y recomendar que no me crean ni sigan sin escuchar y leer a otros macrobióticos, a Michio Kushi, Osawa.. y tener diversas perspectivas para entenderme sin dogmatismos. Evidentemente no puedo cobrar nada por esto pues no enseño nada, más bien rebato dogmas y hago que cada cual aprenda por si mismo. Eso si, de meter miedo nada. Siempre digo que una enfermedad no es algo a atacar, es un efecto a comprender y una oportunidad para aprender y evolucionar. Si lo que buscan es un guerrero que les mate un síntoma todavía tiene que ir a los médicos y curanderos naturalistas.

lunes, 20 de septiembre de 2010

DEJE DE CULTIVAR EL CEREBRO-ESPONJA, POR FAVOR

Si no fuera por que me dedico a ello, confundiría el estar tranquilo y distraído con estar más  disperso y atontado. De hecho, muchísima gente confunde relajación con no enterarse de nada... Unos porros, unos tranquilizantes, unas onzas de chocolate o refrescos repletos de azúcar, unos vinos o licores, un atracón de comer ...y..¡La vida deja de ser cruel!
 En el texto anterior descargué mi enfado por ver algo que ya sabemos muy bien todos. El negocio imparable de la enfermedad, ejemplarizado puntualmente en el texto por lo que llaman Alzheimer. Siguen saliendo noticias potenciando la misma visión, la de la lucha. Nada sobre la prevención o las causas o la visión de otras medicinas o artes de desarrollo humano. El resultado de esto es el aumento del miedo masivo que tiene como consecuencia una rendición total, psicológica y espiritual, a seguir financiando la gran industria farmacéutica, química, alimentaria, etc. Salvo para unos pocos que no se dejan adoctrinar por dogmas e investigan por si mismos, por ningún lado se adivina que son esas industrias las que están contribuyendo a podrir los cerebros del personal.
De los varios artículos de prensa últimos, he elegido el amenazante o victimista que sigue:
http://www.adn.es/local/valencia/20100920/NWS-0839-AFAV-Alzheimer-personas-jovenes-afecta.html
 No lo he elegido por meter miedo, estar más agobiado e ir más al médico. Lo hago PARA AYUDAR A TOMAR CONCIENCIA de que ir dejando el cerebro como un queso de gruyere es consecuencia de seguir a la masa adoctrinada por la propaganda del consumo moderno. Sobre todo de la mierda artificial que llaman comida y bebida, además de drogas, medicamentos, azúcar, grasas trans y algunas otras cosas que ya se empiezan señalar con timidez como peligrosas.
Si nota que le falla la memoria y no le afecta lo que pasa en el mundo, refugiado en su TV, su chocolatito, sus coca colas, pastelitos, sus charlas amables y cariñosas pero superficiales... Puede que eso ya le esté bien (Si no me entero no sufro).. PEEEERO.. El atontarse y tender a cerebro-esponja tiene sus riesgos. Quizá no duela irse volviendo senil, pero el problema no está sólo en el cerebro. Hay riesgos de derrames cerebrales y embolias en cualquier sitio y también otros efectos que duelen mucho. Además causa un gran dolor a los demás tras experimentar algo invalidante. Sus amigas superficiales le traerán más pastelitos y aparentarán mucha amabilidad, pero estarán contribuyendo a su creciente estupidez y senilidad, a no ser que por una vez aprenda a decir NO y entender y sentir la amabilidad de otro modo, más enraizado en vivir que en las modas, costumbres y apariencias sociales urbanas de Europa y USA.
Estuve el tiempo suficiente entre ricos y famosos, en Londres, como para sentir en directo la mierda de salud, amistad y otros valores que vive la "gente guapa". Los dioses y semidioses que hacen de icono a la sociedad de consumo. Que lo vivan ellos, que son millonarios y es la cruz que les toca llevar por serlo, ya les vale. Pero si no se es millonario no hay porqué sufrir los mismos problemas que los ricos y famosos, a los que nos venden como modelos de humano ideal.
Hay un mundo real, desde siempre, en el que sus habitantes no se vuelven seniles consumiendo masivamente músicas de otros, comidas cocinadas por otros, salud de otros.. Un mundo en el que no se vive de 2ª o tercera mano. Sé usa el cerebro propio, se canta, se baila, se cultiva, se cocina, se ama y se es amable sin remilgos superficiales... Eso incluye debatir y discutir en vez de seguir dogmas sin entenderlos..
Si le toca un familiar tendente a cerebro-esponja y es Vd. su proveedor de comida, vd. está contribuyendo.
Si tiene amigos o familiares tendentes a cerebros seniles y les regala palabras bonitas, pastelillos, refrescos azucarados, drogas, muchas distracciones y placeres idiotas... Vd. está trabajando para el negocio de la enfermedad en la tierra.
Deje de trabajar para ese negocio y deje de senilizar su cerebro. El mundo necesita de gente saludable, sabia y valiente y eso tiene sus causas. Se empieza por desearlo y se sigue con una práctica de cambio de hábitos de consumo en el que desaparece o se minimiza lo antes posible el azúcar, las drogas, los estimulantes, el café, los refrescos, chocolate, pasteles, comida basura y otras varias cosas.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Alzheimer. Otra ilusión del gran negocio de la enfermedad.

Hoy, 9/10/10, publican los medios de comunicación al servicio, voluntario o no, del gran negocio de la enfermedad, otra de las “hazañas salvadoras” del negocio. En titulares “Científicos de Oxford descubren que dosis masivas de Vitamina B pueden retrasar el avance del Alzheimer”. 
 Un macrobiótico medio experto o poco más que novato deduce que los que padecen  el efecto llamado Alzheimer, han estado durante mucho tiempo alimentándose y llevando un estilo de vida con predominio de Yin (cosas que producen mucha expansión, dispersión, excitación...) tipo azúcar, refrescos azucarados, helados, café, comida química, medicamentos, drogas, añadidos químicos, comida refinada, vida sedentaria, etc.
Quizá, el estudiante macrobiótico, no sepa que le han puesto el nombre de Alzheimer, ni falta que le hace... Dispersión, falta de memoria, atontamiento... Es claramente un exceso de Yin o deficiencia de yang. Es algo que se puede observar sin necesidad de ningún médico ni de ponerle un nombre. Así han funcionado los médicos orientales durante siglos, no poniendo nombres y buscando una droga milagrosa. Los occidentales le ponen un nombre. Con el nombre crean un enemigo que mete mucho miedo. Si ven negocio en ello investigan como matar ese enemigo inventado y hacer un gran negocio con ello, de lo contrario no les interesa.
En la época colonial observaron que los nativos que se habían pasado a comer estilo europeo, con el arroz blanco como base de su dieta, enfermaban con unos síntomas a los que les pusieron otro de sus nombres.. el Beriberi. Con el tiempo, también observaron que ningún nativo que seguía comiendo el tradicional arroz integral cada día, experimentaba esos síntomas o efectos que llamaron Beriberi. Les dieron salvado de arroz a los enfermos y se curaron. Pensaron que había algo en la piel del arroz integral y lo llamaron Vitamina B. A los médicos no les dio por recomendar que volvieran a comer arroz integral, como siempre. Si alguno recomendó volver a lo tradicional fue expulsado de vuelta a Europa para que no les fastidiara el gran negocio de tener esclavizada a la gente sin látigos, con la alimentación refinada industrial que enferma y luego con las vitaminas que sacaban de la piel del arroz integral para aparecer como los salvadores. Sin los salvadores farmacéuticos no había garantías de salud ni salvación. La ciencia era el nuevo dios esclavizante.
El exalcalde Maragall, vive bastante positivamente su evolución de su gradual pérdida de memoria. Es una opción tipo budista tradicional.. Aceptar lo que te pasa con actitud positiva. A fin de cuentas es un tipo de aventura o experiencia como otro cualquiera. No toda aventura es volar en parapente o ir a la luna. Acabar sin memoria tiene su morbo también. El caso es no sufrir. Un budista diría que gracias a ello está limpiando un karma negativo y seguiría igual de tranquilo, salvo por el entorno familiar y social, en caso de verlos sufrir por que el sujeto experimente esos efectos. No es lo mismo sufrir que experimentar Alzheimer u otra cosa.
Desde la macrobiótica es una opción legítima, como otras, y mucho mejor que sufrir. Se puede optar por la inconsciencia que no duele o una consciencia a medida, como parece que hace Dº Pascual. Pero se puede optar a cambiarlo, a cambiar el sentido y dejar gradualmente de olvidar cada vez más. Para un macrobiótico no es difícil. Otro asunto es que lo desee... ¡¡Para lo que hay que ver y enterarse!!... Como decía Santideva en su famoso texto budista, el Bodhisattvacariavatara, - Si puedes hacer algo por solucionar un problema, ¿porqué te preocupas?. Lo haces - .. y - Si no puedes hacer nada por solucionar un problema ¿Porqué te preocupas?.. No ayudará a solucionarlo el que lo pases mal.
Un macrobiótico no se preocupa por los síntomas que llaman Alzheimer, en cualquier caso se sentirá turbado por la frustración del médico, la familia, los amigos.. y tratará de calmar su preocupación, sea siguiendo felizmente su proceso de despiste o cambiando los síntomas, según le de por hacer, que para eso sabe por propia experiencia que es libre y le encanta vivir de primera mano las cosas para ver como cambian, incluido lo que asusta a otros, como el Alzheimer, cáncer u otros efectos de los inventos humanos.
Nuestros padres y abuelos, las personas de la generación de las Guerras Mundiales y postguerras, eran muy fuertes, pasando penalidades y sin tener cocacolas , pasteles, refrescos y otros venenos de acción retardada que llevarse a la boca. Se moría a bombazos, pero no había tiempo de degenerar a la idiotez, el cáncer y otras cosas, salvo los pocos ricos que acumulaban y consumían cada día azúcar, leche, carne... En Bélgica bajo el 90% la incidencia de cáncer al racionar la carne y la leche y comer pan negro y legumbres para que hubiera comida suficiente. (Ver el libro “La Dieta Preventiva del Cáncer”, de Michio Kushi y colaboradores del área de Harvard).
Tras la postguerra se atiborraron de carne y los infartos eran la moda de muerte masiva. El Alzheimer era asunto de alta burguesía y aristocracia senil. La generación siguiente vivieron la masificación alimentaria industrial, el milagro de la abundancia que soñaban los abuelos. Con el milagro venía pegada la maldición.
Ya han nacido con la comida refinada y química en la boca, como quien dice, desde el vientre materno. Éstos, nosotros, desarrollamos Alzheimer cada vez con más antelación o no lo llegaremos a desarrollar hasta ser diagnosticado por los médicos,  por haber muerto de algún otro efecto, con cualquier nombre inventado de enfermedad, de más rápido efecto.
A nuestros hijos (no a los míos) les pasaremos la paranoia sobre un montón de nombres-demonio, como el Azheimer, el odio a estos demonios inventados para seguir buscando armas y seguir peleando para ser un héroe de pacotilla, tipo película de médicos o de soldados o de polis, etc., de las películas americanas.  A pocos se les ocurrirá recomendar comer arroz integral y comida natural para evitar y solucionar efectos degenerativos, como la idiotez, la violencia, el odio.
Mis hijos aprendieron desde antes de nacer a estar en paz con los síntomas que empezaron a experimentar al empezar a ir al cole y empezar a consumir comida basura moderna. En casa no llamábamos al medico para que llamara “Dispepsia gástrica” u otro nombre de culto a un simple “dolor de panxa”, por haber comido demasiadas porquerías en el cumple de algún amigo de padres normales o masivos. En vez de meterles miedo o darles la bronca por haber comido mal, aprovechábamos para que aprendiera sobre causas y efectos y como al dejar las causas desparecen los efectos (1ª y 2ª Noble Verdad del Budismo). Un día sin comer, descanso, relajación, ir al váter.. otro día de estar algo menos espabilado que lo normal y al tercer día felices de la aventura y lo aprendido... Todo fácil, gratis, sin efectos secundarios negativos ni físicos ni mentales y con efectos positivos sobre su crecimiento del juicio humano.  Así practican los buenos macrobióticos, no atacando nombres médicos.. Alzheimer, hepatitis, cáncer, alergias... Eso no es cosa de los macrobióticos.
Los efectos del Sr. Maragall son como los del Sr. Suarez, el expresidentes del gobierno. Seguro que se atiborraban a café con azúcar, entre otros venenos, para aguantar su ilusión bonita. Solo que lo lleva mejor. Debe tener ayuda psicológica moderna, lo cual no ayudará a cambiarlo, pero si a vivirlo positivamente. Si desea superarlo físicamente y recuperar la memoria e ir más allá de los psicólogos, necesita a un macrobiótico experto que controle su comida, el modo de cocinar y otros factores para conseguir un efecto yang, concentrador a la vez que una buena nutrición regenerativa de células o lo que es lo mismo, comida macrobiótica. No le vale la natural simplemente, que no entiende de Yin-yang. Tampoco llega la psicología, o el yoga, o cualquier otra de las cientos de técnicas de desarrollo humano que hay en el mercado, aunque sean muy útiles aplicando Yin-Yang y sobre los cimientos de la alimentación macrobiótica bien aplicada por un experto.
Puede contar con mi ayuda como profesor el que desee cambiar un proceso de dispersión mental, se llame como se llame, o cualquier otra efecto físico o mental, con cualquier nombre médico o sin nombre médico.. y a la vez aprender la magia de aplicar Yin-yang en el laboratorio de la cocina y estilo de vida (otros métodos complementarios no médicos).

domingo, 5 de septiembre de 2010

DESARROLLO SOSTENIBLE y MACROBIOTICA

  • El crecimiento no es lo mismo que el desarrollo y el desarrollo no precisa necesariamente de crecimiento.
  • En la naturaleza, todo sistema vivo crece hasta un cierto punto en el que detiene su crecimiento, pero no detiene su desarrollo. El desarrollo puede seguir infinito, pero el crecimiento no.
  • Da la impresión de que quienes diseñaron el indicador no sabían que hay cuatro operaciones aritméticas, porque en el PIB todo se suma.
  • En toda sociedad parece haber un periodo en el cual el crecimiento económico, convencionalmente entendido, genera un mejoramiento de la calidad de vida. Ello sólo hasta un punto umbral, cruzado el cual el crecimiento económico genera un deterioro en la calidad de vida.
Manfred Max-Neef

Hace Poco escuché el esclarecedor video de Manfred Max-Neef (http://www.blip.tv/file/2951120), que expone desde una perspectiva sociológica el tipo de “desarrollo” en el que estamos todos participando mecánicamente. Traducido a una jerga corporalista, se podría decir que participamos en una metástasis de cáncer del cuerpo social humano. Parte de los humanos somos células cancerosas y el dinero es la sangre por la que se expande la metástasis del cáncer a todo el cuerpo.

Como en este blog usamos mayormente una jerga macrobiótica, usaré las dos primeras frases famosas de Manfred para hacer una analogía con nuestro desarrollo humano.
El cuerpo “crece” hasta cierto punto y luego nos seguimos desarrollando sin “crecer” más físicamente. Desarrollamos nuestro juicio, responsabilidad, creatividad y otros aspectos. El problemas es cuando este desarrollo del juicio no se produce y se sigue deseando “crecer” con el engañoso mito del “más” MAS... Conocimiento, dinero, amigos, hacer, tener...

La escuela macrobiótica y otras varias, enseñan a desarrollar el propio juicio y creatividad. No enseña “crecer mas”, en el sentido del conocimiento, dinero, fama, amigos y otras varias cosas que persigue todo el mundo. El que persigue estas cosas como fin de su vida no ha de conocer la macrobiótica para nada pues la contaminará o lo rebajará, usando el concepto de un modo erróneo o limitado.
Si busca la Salud.... individual, familiar, social, medioambiental.. La Justicia, el Amor, El Paraíso, la Libertad... O cualquier simbolismo que signifique desarrollarse como humano en armonía con todo, entonces resulta muy útil la macrobiótica y otras escuelas de desarrollo humano.
Primero hay que cambiar el “mito” a uno saludable, lo demás... la forma, el logos...se va adaptando y tomado gradualmente hacia otra forma.
Cambiar de mito nos cambiará lo que hacemos y el modo de hacerlo... Ir de compras, cocinar, comer, vestir, hablar, pensar, movernos, estarnos quietos, relacionarnos... Hacemos lo mismo, pero no para nutrir, sin enterarnos, el cáncer social, económico y medioambiental, si no para ayudar a sanarlo.

Se empieza por no-hacer, por dejar de hacer infinidad de cosas que se hacen mecánicamente y sin pensar, a la velocidad acelerada y ruidosa que impide parar y observar.
Hace falta pararse, escuchar y reflexionar para comprender porqué es más sano el arroz integral ecológico que el refinado masivo, tanto a escala individual, como familiar, social y medioambiental.
El mito cambia la actitud. No es lo mismo comer arroz integral para el estreñimiento que para salvar la salud del planeta o para desarrollar nuestro juicio y salud para ayudar a nuestra familia y amigos. En el primer caso nos lo comeremos como una especie de castigo o medicamento y en los otros con una actitud de agradecimiento por estar participando con otros muchos, en algo positivo para todos. Igualmente pasa con cualquier otra actividad o método de desarrollo humano, yoga, meditación, artes, deportes, ciencia, profesiones... La motivación, el tipo de mito o deseo último, es lo que hace que estas actividades sean cancerosas o sanadoras. Hasta tomar drogas, emborracharse, fumar o dormir mucho y no trabajar, puede ser sanador, si se hace con la motivación genuina.

Salvo para algunos clarividentes excepcionales, es muy difícil saber la motivación profunda de los demás y no los podemos juzgar meramente por sus actos ocasionales. Hay mucha gente que actúa para quedar bien pero quizá su motivación no sea ayudar, si no tener buena fama o evitar castigos. Otros pueden parecer estar haciendo cosas poco correctas, como el Sr. Schinlder haciendo negocios con los nazis (ver la película “La Lista de Schinlder”), pero su motivación era correcta y los resultados positivos.

Buscar mitos negativos o neutros.. Comodidad, bienestar, satisfacción sensorial... Crea el logos.. El hacer.. Esclavizantes y creadores de sufrimiento. No se trata de rechazar esas cosas, objetos o sensaciones. Vienen por si solas con mitos superiores, como salud, paz, y otros ya señalados antes.

El Desarrollo Sostenible precisa temporalmente de un mito superior, que NO ES ser antisistema, protestando y quejándonos.
La Macrobiótica suele usar una variedad de mitos, según las necesidades y características de cada cual. Los mismos que el Budismo, Cristianismo, Taoísmo y cualquier otra cultura (Comed los frutos locales y del tiempo principalmente), pero es espíritu ha de ir más allá, a la acción, AL GRANO. Comer grano integral, sobre todo arroz, masticando y ensalivando bien, marca la diferencia entre creer y actuar dogmáticamente y comprender la intención de quien invento cualquier creación humana.. Religiones, ciencias, artes, comercio, sexo, drogas y rock and roll... Comprendiendo la intención se puede actualizar, corregir, hacer crecer o disminuir, etc. Sin comprender la intención no se sale de la dualidad de estar a favor o en contra... o indiferente.. y las correspondientes reacciones de rechazo, apego o ignorancia. ¿Cuál puede ser el mito del desarrollo sostenible? Erewon? Paraíso? Shambala? ... No sé.. Según lo que le vaya mejor a cada cual, siempre que su logos sea de ayuda a los demás y la diversidad ecológica y cultural del planeta. El macrobiótico se debe adaptar en la forma a los demás y no esperar que los demás se adapten a los gustos de uno, pero no debe dejar de tener presente su propio mito, una vez que lo ha experimentado.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Comer para volvernos más dispersos, irreflexivo y superficiales o para volvernos más concentrados, reflexivos, cuidadosos y profundos.


En el artículo “Control Emocional Espontáneo” escribía sobre la importancia del mito de lo que queremos llegar a ser para poner orden en el logos, lo que “hacemos” con lo que “tenemos”.

En un blog macrobiótico hay un mito detrás sobre el que se mueve todo lo demás, lo que se hace, escribir unos conceptos u otros es este caso.

Los profanos o principiantes ven en la macrobiótica un recurso para adelgazar, limpiar u otros efectos físicos que le preocupan. No está ni bien ni mal. Es así y no puede ser de otro modo.

Los que llevan un tiempo practicando se llegan a dar cuenta de que han cambiado personalmente. Están más centrados, son más pacientes, más relajados... y empiezan a estudiar con otro interés, sin preocuparse tanto por los síntomas físicos si no con un interés más genuino por aprender, empezando a disfrutar de aprender algo que empiezan a vislumbrar muy valioso pues les da acceso a sí mismos, a cambiarse a sí mismos.

Los que llevan unos meses o uno o dos años empiezan a disfrutar de la habilidad de aplicar Yin y Yang, no solo en la comida, también en el pensamiento, las actividades físicas y todo lo demás. Pueden practicar remedios naturales, yoga, meditación, deportes, artes, relaciones, trabajo profesional y cualquier otra cosa del “hacer”, con las gafas mágicas de Yin-Yang que cambia la dualidad bueno-malo por causas y efectos o relación dependiente de factores.
Se deja de ser alguien que busca remedios milagrosos o salvadores externos para ir siendo alguien que depende de su habilidad para elegir lo que “hacer” para acercarse al mito, al símbolo ideal más allá de los conceptos al cual se le pone un nombre a sabiendas que el nombre no es el auténtico mito, pero lo señala. Se va dejando alegremente ser alguien superficial, disperso e irreflexivo, incluso al precio de que los demás de toda la vida no entiendan que se está haciendo, a no ser que también participen en la aventura.

Cuando se llevan mucho años, sin proponérselo, se ha ayudado a mucha gente a reconducir su vida, su salud. Uno mismo se ha vuelto firme en si mismo y no hay viento de modas ni propaganda que lo arrastre, solo le puede cambiar en la superficie, como las estaciones visten la montaña de distintos colores en cada estación.

No pierdas el escaso tiempo de vida humana en perseguir modas y buscando quien te divierta, te sane o te de solucione tu insatisfacción y ansiedad. Empieza por cocinar y comer cotidianamente estilo macrobiótico y lo demás va ocurriendo espontáneamente.

sábado, 28 de agosto de 2010

Homenajes a Raimón Pannikkar

Hablaba antes de algo así como una nueva espiritualidad para un mundo global, una que respete y cuide la riqueza de la diversidad, no que se cargue todo.
No es algo que me haya inventado yo. Raimón es mi ejemplo preferido en estos temas, aunque tengo otros maestros a los que admiro, respeto y estoy infinitamente agradecido por su ayuda.

Valgan estos links como homenaje a los pocos días de su paso a la dimensión de la luz o de lo que sea... ¡¡Ya veremos todos antes o después. No hay prisa!!
Si sientes un sereno placer leyendo y escuchando a Raimón, el día que nos encontremos intercambiaremos una sonrisa cómplice con la felicidad de encontrarnos en esta vida, sin necesidad de nada más, en el único silencio común a todo antes de que empecemos con calificativos.


http://www.raimonpanikkar.org/
http://www.raimonpanikkar.com/entrevista.htm
http://www.webislam.com/?idt=17022
http://www.raimonpanikkar.com/entrevista_lavanguardia_sinedata.htm
http://www.epdlp.com/texto.php?id2=2164
http://them.polylog.org/1/fpr-es.htm#s9
http://www.arsmeditandi.org/xavi_treballs/advaita_panikkar.pdf
http://revistas.ucm.es/ccr/11354712/articulos/ILUR0101440007A.PDF